At the piano with Phylis Sellick (1911-2007) by Clara Rodriguez

In Caracas, when I was 16 years of age, together with my mother, we saw a newspaper advert for a competition that would take place a week later. The prize was a scholarship to study at the Royal College of Music in London. With my teacher’s support I entered it and went along to the Escuela de Música Superior José Angle Lamas, the oldest of all the music conservatories of Venezuela with a long tradition producing wonderful composers.

The then directors of the Senior and Junior Departments of The Royal College of Music had been flown in specially to judge the competition. I remember playing Bach Prelude and Fugue in A minor from Book 2 of the 48, Chopin Etude Op. 10 No 1 and Reflets dans l’eau by Debussy. After some theory and aural exams, it was decided that six scholarships would be given to junior musicians: two pianists, one guitarist, one violinist, one recorder and one horn player . This must have been in May and by the 12th of September we were landing in Heathrow!

I was told on arrival, that Barbara Boissard and Michael Gough Matthews had thought that I should study under Phyllis Sellick and that that same evening I would be able to see her on TV as she was judging the final of the Leeds Piano Competition.

Phyllis Sellick was stunning! Everybody seemed to know her, even people I talked to in the streets, asking for directions as I got lost a few times in South Kensington-Knightsbridge-High St. Kensington! In a way, to me this was not surprising as I thought: “It’s normal, I am in Europe, here everything has to do with classical music, and piano” I remember people telling me that she was very good on Mozart and that her husband had been a very well-known pianist too but that she was the most musical of the two. (Sorry Cyril!)

Scan0014

 

From the very first moment I met her at the RCM I bathed in a warmth and kindness that never changed in the 28 years I knew her.

The first thing that amazed me was her hands that were so soft, padded, very wide and with a wonderfully lifted little finger knuckle. The perfect hand for the piano.

She patiently, with great care, love, tact and a wonderful insight guided me and taught me the Art of playing the piano. I still go by her teachings, every day! I also do my best to pass on all that knowledge to my pupils.

I remember trying to tell myself: “this is it! This will be my profession” as up to then I had thought I would finish my piano degree in Venezuela and I would also go to university to study sociology.

I used to call her Miss Sellick until she told me: “Phyllis, please!”, she used to call me “Little Clara

Phyllis, used to say to me: “This is a world class conservatory, so you must play like a world class pianist” She would also talk about being a “professional pianist” an important concept that Cyril Smith and herself had with great determination fulfilled during their time.

During the first term with her one day she asked me “How long do you practice a day?” to which I must have answered trying to be impressive “two hours”, she said “you must do five” so, with a clock in front of me I started doing this, of course!

I used to have weekly lessons with her on Wednesdays and Junior Department lessons on Saturdays.

Very early on she entered me for a concerto competition where I played Mozart’s KV 595, and before that took place, she kindly organized a concert in her beautiful house of Fife Road, East Sheen, where I met many of my piano classmates that came from all over the world: Marta from Peru, Eva from Germany, Kim from New Zealand, Noriko from Japan, David from the USA, Karen and James from the UK. Norberto and Héctor, from Argentina, would kindly accompany me on the orchestral reductions and they would come to the teaching room at the end of my lessons to translate to Spanish any important message Phyllis wanted to make sure I understood as my English was non-existent.

Then I made many more friends that studied under her and admired her, Andrew, the Cann sisters, Geofrey, Ann, Liz, Amanda, Adrian, Dominic, Ian…it is impossible to mention them all right now!

Phyllis and co

Amanda Hurton, Phyllis Sellick, Marta Encinas, Clara Rodriguez, Eva Alexander

She had both a practical and a methodical way of living life and being in a “bubble” of love for music; she once told me that she only needed “piano music and coffee to live.”

Once, her car was stolen and the greatest chagrin was that the thief had taken away the whole collection of  “Edition Musica Budapest”  of the Sacarlatti Sonatas with it.

She was such a kind teacher, always thinking of how she could help her students solve problems. She would give me a phonecall when I least expected it, to tell me something about a particular bar that I should play “pp” or how I should join a yoga class to help relax my shoulders.

One day she arranged for five pupils to come to my lesson to sing Bach Fugue in C sharp minor from Book 1 so I could conduct them and listen to all the voices. That was an exhilarating experience!

My studies with her were full of wonderful pianistic revelations, for instance, the idea that the piano is a percussion instrument and that we pianists, must make it “sing” as well as making long lines, connecting every note so that there is coherence in the phrasing, is a challenge.

This work of filigree was something Phyllis instilled in me even deeper. I have to say that I had had excellent tuition in Venezuela from my first teacher Guiomar Narváez and masterclasses from Regina Smendzianka from Poland, plus my own interest in playing in a way that did not produced unwanted accents, but it was under Phyllis’s light that I went on developing this side of my playing.

Phyllis at 10

Phyllis at the age of ten

Phyllis Sellick was born in Ilford, Essex, started to play the piano by ear at the age of three and had her first music lesson on her fifth birthday, she would say that going up the escalator on the tube was the best thing of going to the lessons plus when the teacher played with her. Four years later she won the Daily Mirrors “Pip, Squeak and Wilfred” contest for young musicians and was awarded two years’ private tuition with Cuthbert Whitemore, subsequently winning an open scholarship to continue her studies with him at the Royal Academy of Music. Thanks to her mentors, she later studied with Isidor Philipp in Paris, a pupil of George Mathias, who in turn had studied with Frederic Chopin, a fact that always fascinated us, her pupils, who are fifth generation Chopin’s students!

During her stay in Paris, Phyllis played for Maurice Ravel and studied many of his works with him, making recordings of some of his pieces on 78 RPM. I am very proud to have studied with her some Ravel works including the Concerto in G which she came to hear when I performed it at ST. John’s Smith Square.

For us, her students, it was so important that Phyllis and Cyril had had a formidably close friendship with Sergei Rachmaninoff. I think that Phyllis had a deep affinity with his music and its interpretation. She felt real musical passion and made me try to convey it in performances, all with a “steely” control! Very difficult to manage as sometimes the music moved me so much that I was not capable to produce any sounds from my hands! When I was about 7, I remember telling my mum how a piece from Ana Magdalena Bach’s book had made me cry. So, all these feelings had to be curbed in order to play the piano!

Clara Rodriguez at the piano with Phylis Sellick  Youtube https://www.youtube.com/watch?v=UeG8eSeRYME

I now realize how hard it must have been for her that at the height of his solo concert career her husband lost the use of the left hand down to having had two strokes. How much support she must have given him, so they could start a new career playing the four-hand repertoire with three hands. Arranging many pieces and having many works composed for them.

Scan0015

Cyril and Phyllis on the steps of the Albert Memorial. Kensington Gardens

I immensely enjoyed listening to her stories about their efforts during the war such as their concert tours in Portugal and in India. How uncomfortable many situations were, from insects biting their hands during performances to seeing the most shocking social contrasts in those societies.

Scan0019

Cyril and Phyllis in a broacasting studio in India

She braved the air raids, playing Beethoven fourth piano concerto near where a bomb fell jerking the piano up and down, ending her story thus: “fortunately I was able to continue playing”.

Or when she learnt to drive ambulances or those amazing stories during The Blitz when Cyril and her had to go to Broadcasting House to play Mozart D major Sonata, live,  having to run through the London streets under “a good deal of shrapnel” to take the tube- where people were getting ready to sleep on the platforms – to play the Mozart divinely!

On another occasion she had to go to sleep in the BBC to be woken up at 2.00 am to play the incredibly difficult Ravel Toccata for the World Service, “it felt like death” she said to me.

Phyllis Sellick, Cyril Smith and Brahms

Cyril, Brahms and Phyllis

Another beautiful story was the one of their trip to Ireland, their son accustomed to hear: “this month we have not got enough money because concerts have been scarce” the little boy was very distressed to see the Irish children wearing no shoes and with anger said: “their parents should play more concerts!

Scan0013

Graham, Phyllis, Cyril and Claire

Sir Henry Wood insisted that they should play together and they performed together at The Proms in 1941, making many international tours and recordings as a duo. Composers such as Ralph Vaughan Williams (Introduction and Fugue ‘For Phyllis and Cyril’) and Lennox Berkeley wrote music specially for them. Malcolm Arnold (Concerto for Piano 3 Hands and Orchestra, Op. 104, sometimes known as Concerto for Phyllis and Cyril).

Phyllis and Cyril were awarded OBEs in 1971.

Once I wrote a card to her in which I said that she had the highest standards of piano playing I have ever known and she replied that she would, “on sad days”, remember that thought.

I used to go to play for her until she was well into her eighties before my recitals or recordings. Her opinion was very significant for me. She went to all my major London concerts and would very sweetly give me a call the next day, invariably I would be thinking how many things should have been better played, she would give me lots of encouragement and often said: “I am your number one fan” in which case I would say that we belonged to the mutual admiration society.

She broke first her thumb and then her wrist and I remember seeing her trying to train her hand again by doing basic excercises and even playing Beethoven third piano concerto at the Fairfield Halls in Croydon successfully but not many other concerts were possible as her hand had been badly damaged unfortunately.

Scan0020

Queen Elizabeth being presented a bouquet by Phyllis at the Royal Festival Hall. 1952

 

In 2002 she appeared on the BBC radio programme Desert Island Discs. One of her choices was Sergei Rachmaninoff’s Rhapsody on a Theme of Paganini to which she added “I would like Cyril to play it”. I remember the presenter asking her also, “How do you teach?” and she said: “I listen to the students and then tell them what I think” We both laughed when I pointed out how simple she made everything sound.

She died in Kingston in 2007.

 

Advertisements

Entrevista a Clara Rodríguez. Revista Musical de Venezuela No 54

Entrevista a Clara Rodríguez, pianista

Dosier “Ellas resuenan: Homenaje a Teresa Carreño”

Por:
Adriana Quiaro

Clara Rodríguez; “Un dato curioso y hermoso sobre Teresa Carreño que nos muestra que ha sido admirada y valorada entre las estrellas mundialmente, es que la Asociación Astronómica Internacional (UAI, por sus siglas en inglés), en 1991, denominó Teresa Carreño al cráter de latitud -3, longitud 16.1, diámetro 57 del Planeta Venus

 

claris97@hotmail.com

Clara Rodríguez comenzó estudios en el Conservatorio Juan José Landaeta bajo la guía de Guiomar Narváez. A los diecisiete años ganó por concurso una beca en el Royal College of Music de Londres, donde estudió con Phyllis Sellick. Como concertista ganó el premio Latino del Reino Unido-LUKAS como Músico Clásico del Año en 2015. Es una de las intérpretes contemporáneas que más ha promovido la obra de Teresa Carreño. Destacados compositores le han dedicado piezas, entre ellos: Lawrence Casserley, Federico Ruiz, Adrián Suárez, Miguel Astor y Juan Carlos Núñez. Actualmente es profesora del Royal College of Music de Londres.

¿Cómo fue la formación musical que recibió Teresa Carreño?

Como es sabido, la familia Carreño, por generaciones, estuvo vinculada a la música en Venezuela y desde temprana edad tuvieron puestos como músicos profesionales en la Catedral de Caracas. Por ejemplo, el abuelo de Teresa Carreño, Cayetano Carreño, cuyo hermano era Simón Rodríguez, el maestro de Simón Bolívar, fue un importante compositor y organista, y tuvo varios hijos que fueron destacados músicos, entre ellos Manuel Antonio Carreño, el padre de Teresa.

Ella fue la primera mujer que se destacó como músico dentro de esa dinastía Carreño, hay que recordar que en la época de su nacimiento, la educación estaba destinada a los hombres, no tanto para las mujeres. A pesar de esas circunstancias, Manuel Antonio se dedicó a educar a su hija en la técnica pianística escribiendo para ella cientos de estudios que ella tocaba en todas las tonalidades, lo cual le ayudó a tener gran soltura y dominar muchas dificultades. Eso denota la genialidad y disposición de la niña y, por supuesto, el talento, unidos a la visión del padre para la enseñanza del instrumento.

Manuel Antonio Carreño –quien escribió el famoso Manual de urbanidad y buenas maneras– era ministro de Finanzas para ese entonces, pero por los problemas del país y ante las facultades de la niña la familia decide irse a los Estados Unidos (EE UU).

 

¿Podemos decir entonces que su padre fue su primer maestro?

Sí, definitivamente. Ya a los siete u ocho años era una pianista formada que impresionaba por su facilidad mecánica, la espontaneidad y frescura de su personalidad, la pasión y musicalidad con las que tocaba el piano. Se pueden apreciar estas cualidades en las composiciones que realiza desde esta época, entre las que destaca su valse dedicado a Louis Moreau Gottschalk, el cual fue publicado y vendido en los EE UU. A esa edad ya manejaba y dominaba todos los aspectos técnicos, eso es sumamente interesante, la educación que había recibido en Venezuela fue de alta factura. También con ese gesto de homenaje hacia su mentor –Gottschalk- demuestra sensibilidad, admiración y agradecimiento, rasgos importantes que forman parte de su personalidad y que se afianzarán a medida que se desarrolla como artista y como mujer.

 

Según su experiencia como pianista, ¿cuáles serían los aportes de la maestra Carreño a la ejecución del piano desde el punto de vista técnico?

Su técnica e ideas de interpretación se pueden observar en sus composiciones. Cuando era niña compuso muchos valses, polkas, como lo demostró Laura Pita en la investigación que realizó sobre Teresa Carreño, muy rápidamente evolucionó hacia el nivel del citado valse dedicado a Gottschalk. Estas composiciones muestran un gran nivel musical dentro de lo que fue su mundo infantil, lleno de afectos y de gran imaginación.

Para tocar sus primeros opus se entiende que hay que tener una técnica formada porque sus obras presentan dificultades técnicas, con saltos, trinos y arpegios; le encantaban las tonalidades con muchos bemoles, lo que complica la ejecución. En muchas de ellas hay melodías que hay que tocar y frasear en legato mientras con la misma mano hay que tocar un acompañamiento que va en terceras, por ejemplo, las cuales deben ser tocadas staccatto mientras que con la izquierda hay que tocar una serie de acordes que enriquecen la armonía. Por cierto, su formación de la teoría de la música y de armonía es también sólida ya que en sus piezas hay gran encanto unido por una riqueza melódica y armónica que nunca nos aburre, no hay repeticiones innecesarias tampoco. Está firmemente enmarcada en el estilo de salón, típico de su época. Las obras de Teresa Carreño pueden ejecutarse más allá de su grado de dificultad porque están muy bien escritas para la mano del pianista.

De los EE UU se mudó a París, donde compuso la mayor cantidad de sus obras; en ellas se siente la influencia de Franz Liszt, Federico Chopin, Robert Schumann, incluso de Carl Maria von Weber y de la ópera italiana. Están todos los recursos técnicos que se pueden utilizar en el piano. Para un pianista adulto, enfrentarse a la producción de la Teresa Carreño tanto niña como adulta es un reto.

 

De sus composiciones, ¿cuáles diría que, pasado el tiempo, aún se mantienen como las más emblemáticas?

Creo que el pequeño valse Mi Teresita que fue una de las pocas piezas que escribió de adulta y que le dedicó a su hija. En el Royal College of Music, donde doy clases, hay un concurso anual para los alumnos de piano que se llama Teresa Carreño, donde tienen que tocar tres obras y una obligatoriamente tiene que ser de Teresa Carreño. En un principio tocaban sus obras de menos dificultades técnicas, pero ahora los niños (entre trece y dieciocho años) tocan obras como la Cesta de las flores, recientemente ejecutada por uno de mis estudiantes; el año pasado tocaron La primavera, muchos tocan la canción de cuna El sueño del niño, que está dedicada a su padre. Aún no he escuchado a nadie que toque la Balada, pero pienso que alrededor del mundo, mientras más se conoce su obra más la gente quiere interpretar a Teresa Carreño.

 

¿Cuáles fueron las obras que ella más interpretó como concertista?

Cuando era niña le gustaba mucho tocar las piezas de su maestro Gottschalk, aunque a su padre no le gustaba que las ejecutara, seguramente él prefería que interpretara a Ludwig van Beethoven y otros compositores alemanes, pero ella siempre interpretó compositores contemporáneos suyos, sobre todo si eran sus amigos, como Edward MacDowell, un compositor norteamericano que ella dio a conocer en el mundo entero.

Hay una famosa cita que dice: “Anoche Carreño tocó el segundo concierto de su tercer marido en el cuarto concierto de la filarmónica”, refiriéndose a Eugen d’Albert que fue un compositor no muy querido por la crítica, pero eso no fue problema para que la pianista se impusiera y tocara sus obras en los conciertos, aunque fueran poco apreciadas. Ella fue muy cercana a la música de compositores como Chopin, Schumann, Liszt, los grandes románticos en general, aunque también tocaba mucho Beethoven, no tengo conocimiento de que haya tocado mucho a W. A. Mozart, pero sí a Piotr Ilich Tchaikovski. Por ejemplo, Teresa Carreño vivió en la misma época que Claude Debussy, pero no creo que haya tocado sus obras, no interpretó música del impresionismo o de los autores españoles como Granados, por citar un ejemplo. Eso creo que tiene que ver con que no vivió en Francia en su adultez, por el contrario, ella se “germanizó” cuando se mudó a Alemania, aprendió el idioma y luego hizo todo lo posible por integrarse a esa nación.

Otro de los compositores que ella interpretó mucho fue a Edward Grieg, quien fue su amigo cercano. Teresa Carreño tuvo apoyo de los más grandes músicos desde que llegó a París, en su adolescencia, donde conoció a Gioachino Rossini y estudió con su maestro Georges Mathias, alumno de Chopin, ambos la apoyaron bastante. Eso es importante, que las viejas generaciones ayuden a las nuevas, sin ese impulso es difícil consolidar una carrera artística. En París, madame Érard, le prestó apoyo y fue quien le presentó a Rossini, de ahí logró otros contactos importantes que le permitieron hacerse conocer en ese país. No hay una fórmula mágica para hacerse famosa, hay que tener el talento, el trabajo y, luego, el impulso.

 

¿Cuál es su valoración de la carrera como concertista de Teresa Carreño?

Se consideraba una de las más grandes en Europa y en los EE UU, Henry Wood escribió en su biografía que Teresa Carreño dejaba a todo el mundo pasmado; un inglés no va a decir eso gratuitamente, ella fue muy alabada y querida en su tiempo. Los grandes músicos le hicieron homenajes. Claudio Arrau, Johannes Brahms y todos los que he nombrado en esta entrevista, hablaron sobre el gran talento de Teresa Carreño.

Ella se esforzó mucho, desde los ocho años no paró de trabajar, su temple y amor por el piano le permitieron alcanzar y mantener el alto nivel artístico de su carrera. Luchó incansablemente por realizar conciertos y giras.

 

¿Cómo fue su labor como docente?

Pienso que la docencia no era su prioridad, creo que no dictaba clases formalmente, su biógrafa y alumna Marta Milinowsky dice que a veces se apasionaba y podía dar una clase larguísima sobre una sonata de Beethoven, por ejemplo, si se trataba de un estudiante con talento, pero si el alumno no le interesaba, cortaba la clase; como era tan famosa, era muy buscada para dar clases, sobre todo en Alemania, era muy amable y comprensiva con su círculo de estudiantes.

 

¿Cómo fue su relación con el público?

Fue adorada por el público y todo el que tuvo la oportunidad de conocerla o escucharla. Impresionaba porque tenía mucha fuerza y belleza física; su conocida destreza estaba ligada a su capacidad artística, técnica y a su personalidad, creo que tenía un encanto y alegría muy venezolanos.

En ocasiones también la crítica europea fue dura con ella, pero eso es normal para todos los artistas. Las palabras “Diosa”, “Emperatriz”, “Valquiria” y muchos otros superlativos le fueron adjudicados tanto por la crítica como por otros grandes músicos.

En los dos viajes que realizó a Venezuela fue recibida con grandes honores, poemas y agasajos fueron dedicados a su persona. El presidente Antonio Guzmán Blanco le pidió que trajera una compañía de ópera en su segundo viaje, pero sus opositores lanzaron piedras y bombas en botellas durante los ensayos de la compañía. La situación produjo que el director italiano que habían traído renunciara, por lo que Teresa Carreño tuvo que dirigir y cantar durante la temporada. A ella le dolió mucho que la alta sociedad comenzara a rechazarla, porque la pacatería nacional no veía con buenos ojos que una Del Toro viviera en concubinato con su pareja, el tenor Giovanni Tagliapetra y que cantara ópera.

Teresa Carreño estuvo un tiempo aquí, visitó varias ciudades de Venezuela. Luego de esto no regresó más, aunque siempre manifestó tener a Venezuela en su corazón. Posterior a su estadía en Venezuela, realizó un concierto con la Filarmónica de Berlín, el público la ovacionó tanto que ella dijo que le recordó a sus paisanos “en revolución”.

 

Siendo mujer, ¿a qué desafíos se enfrentó para sobresalir en el campo musical y ser artista de renombre mundial?

Fueron muchos los desafíos que tuvo que asumir. La carrera de pianista internacional para una joven de diecinueve años en el siglo XIX no era cualquier cosa, había que ganarse la vida tocando, ser independiente, ¡pero ella estaba preparada! La guerra Franco-Prusiana o de Cien Años impidió que pudiera volver a ver a su padre en Francia, ya que ella desde Inglaterra –donde estaba tocando– viajó a los EE UU para emprender innumerables giras en compañías que reunían a los mejores músicos europeos. Solo volvió a Europa años más tarde ya que ese era el centro de la música clásica, especialmente para el piano. Se impuso porque mucha gente valoró en su justa medida su inmenso talento. Era una mujer de mucho carácter. Ella era una artista y tenía muy claro que el piano debía ser el centro de su atención; a pesar de que tuvo una agitada vida doméstica, su arte nunca sufrió abandono. Fue una buena hija, hermana, esposa, madre, compositora, cantante, amiga y maestra, nunca desmayó en ninguna de sus responsabilidades.

 

¿Cuál podría decir usted que es el legado de Teresa Carreño?

La visión de alcanzar una meta artística y saber que eso solo se logra con una disciplina gigantesca, trabajo arduo y dedicación. Ella decía que no es posible alcanzar esa altura artística si no se trabaja durísimo, nada se alcanza sin trabajo. Creo que ese es su mayor legado para los venezolanos, el que haya logrado estar en los más grandes escenarios como fruto de su talento, autenticidad, honestidad y constancia.

Un dato curioso y hermoso sobre Teresa Carreño que nos muestra que ha sido admirada y valorada entre las estrellas mundialmente, es que la Asociación Astronómica Internacional (UAI, por sus siglas en inglés), en 1991, denominó Teresa Carreño al cráter de latitud -3, longitud 16.1, diámetro 57 del planeta Venus[19]

 

¿Y desde el punto de vista musical?

Están las grabaciones que logró realizar en su época, aunque no son muy nítidas, creo que no recogen las sutilezas que debió tener en sus ejecuciones. También escribió un libro para el uso del pedal en el piano que forma parte importante de su legado. Y, por supuesto, sus composiciones.

Para nosotros los venezolanos es importante mantener contacto con el pasado, siempre creemos que solo existe el hoy, pero nosotros no salimos de la nada y Teresa Carreño no está tan lejos en el tiempo, solo que la vemos en sepia y no en tecnicolor, apenas son cien años de su muerte, eso no es mucho.

La técnica pianística viene del siglo XIX, así que nosotros los pianistas siempre estamos conectados con el pasado y con nuestros antepasados, de cierta manera tenemos relación. Ella estudió en Paris con un alumno de Chopin, ese alumno de Chopin le dio clases al maestro de mi maestra, Phyllis Sellick. Eso me hace a mí, en cuarta generación, alumna de Chopin, y a Teresa Carreño, en segunda generación, pupila del gran pianista polaco. Para nosotros, como pianistas, es importante el culto a la personalidad, por la importancia que tiene la transmisión de conocimientos por parte de los maestros. Entonces, la conexión no es tan lejana.

 

¿Habría que revalorar el legado de Teresa Carreño en Venezuela?

Anteriormente había un concurso que llevaba su nombre, quizá se podría reactivar. Pienso que el trabajo que hicieron Laura Pita y Juan Francisco Sans en la recopilación de sus obras es de gran importancia. Aunque en ese concurso inicialmente no se tocaban piezas de Teresa Carreño, podría ser una oportunidad para poner en contacto a las nuevas generaciones con sus obras y así aprovechar ese material.

 

¿En qué países de Europa existe una conexión cercana con la obra de Teresa Carreño?

 

Mi CD de quince obras deTeresa Carreño es constantemente oído en radios internacionalmente hablando. La BBC Radio Clásica (3) ha puesto piezas de ese CD unas cinco veces este año, por ejemplo.  No sabría decirte con exactitud dónde aún se ejecutan sus obras. Lo interesante es que en Inglaterra se mantienen frescas sus composiciones, entre otras cosas, gracias al Concurso Teresa Carreño para Jóvenes Pianistas del Royal College of Music. El concurso tiene como primer premio realizar un recital en el Bolívar Hall de Londres. Se realiza desde la década de los 70 del siglo XX, gracias a la iniciativa de quien fuera en ese entonces embajador de Venezuela en Inglaterra, el doctor Salcedo Bastardo y el periodista Carlos Díaz Sosa.