Recital and Launch of “Americas Without Frontiers”, evening dedicated to Phyllis Sellick

DSC_2296_(1)[1]

Clara Rodriguez, pianist

“Electrifiying! the place was packed!” Barbara Duncan
“Many congratulations on yesterday evening, dear Clara.  Cannot begin to
say how impressed I am with all your marvellous achievements.  And your
general brio is  so very  welcome!   I was delighted to be involved.
My friends loved it, including Nick, who doesnt go to concerts usually.” Karin Fernald
24281551_10210899164343811_1637380609_o[1]
“So beautiful….@VENPIANISTA you made the piano talk, sing and play…..what a wonderful sound. Thank you” Antoinette Urwin
“Bravo for your concert, I was really glad I could come” Arthur
“Wonderful Concert Clara yesterday! ” Adrien Schmitt
“Excellent concert – it fitted nicely together and Leo stood in well, in fact all readers were fine. And you – well you’re always fine !” Tony Barlow
DSC_2303_1[1]

Pianist Clara Rodriguez with actor Karin Fernald and Readers Dominic Seligman, Timothy Adès and Leonardo Muller-Rodriguez

“Your concert was so lovely;  I was really tired at the beginning (cause I hadn’t slept well the night before) – but by the end of it I was energised, it was great.   Everyone did the readings so well, especially Leonardo :)!
And I loved the Ravel (haven’t heard the Tombeau for ages) – the last two pieces by Lecuona were so beautiful.   It was all nice, and a good atmosphere too, with all the readers and variety.” Helen Moore
Was great to see you playing last night – we really enjoyed the concert!” Yaz
“Gracias Clara Rodriguez por un concierto entrañable, conmovedor-tanto talento, energía y luces en tu manera de interpretar y tocar, bravisimo!!”
DSC_2299[1]
“Thank you Clara Rodriguez for an endearing, moving concert-so much talent, energy, enlightment in your interpretations and way of playing. bravissimo!” Sandra Menant
“Dear Clara
Many congratulations on yesterday’s concert. We really enjoyed the programme and your wonderful playing” Tony and Sue
“Clara Rodriguez played brilliantly and chose the texts very well for us to read. I enjoyed it very much. The audience enjoyed it too.” Timothy Adès
“Clara, Thanks so much for a wonderful evening. I was so moved to see how you have grown into an artist with so much to say and such a command of the music you play. Loved the readings. Phyllis would have been proud of you and the person you have become. I guess she taught us much more than how to play the piano!” Adrian Sims
DSC_2300[1]

Clara Rodríguez  “Americas Without Frontiers

      Piano Recital and CD launch. St. James’s Church Piccadilly

 Wednesday 29th November 2017 at 7.30 pm

 

Programme

Readings  on the life of Phyllis Sellick (1911-2007)

Four Venezuelan Waltzes:

Evencio Castellanos (1915 -1984):

Mañanita Caraqueña

Ramón Delgado Palacios (1867-1902):

La Dulzura de tu Rostro

Maria Luisa Escobar (1898 -1985):

Noche de Luna en Altamira

Teresa Carreño (1853 -1917):

 Mi Teresita

 Frédéric Chopin (1810-1849):

Ballade Op. 23 No 1 in G minor

 Sergei Rachmaninoff (1873-1943):

Three Preludes Op. 23:

-E flat Major No 6

-G Minor No 5

-D Major No 4 24271582_10210899164543816_1043933972_o[1]

Alejo Carpentier (1904 -1980):

Short excerpt from El Siglo de las Luces (Translated by John Sturrock)

Ludovic Lamothe (1882-1953):

La Dangereuse (Merengue from Haiti)

Maurice Ravel (1875 -1937):

Pavane pour une Infante Défunte

Maurice Ravel:

Three pieces from Le Tombeau de Couperin:
Prelude – Menuet – Toccata

Atahualpa Yupanqui (1908-1992):

 Time of Man (Translated by Timothy Adès)

 Germán Darío Pérez (1964 -):

Ancestro (Colombian Bambuco)

 Alfonsina Storni (1892-1938):

Voy a Dormir (I am going to sleep)

 Ariel Ramírez (1921-2010):

Alfonsina y el Mar (Argentinean Zamba)

Federico García Lorca (1898-1936):

First impressions (Translated by Timothy Adès)

Ernesto Lecuona (1985-1963):

 La Comparsa and Malagueña

 DSC_2304[1]DSC_2296[1]

 

Readers:

Timothy Adès

Karin Fernald

Leonardo Muller Rodriguez

Dominic Seligman

 

 

 

 
 
Advertisements

Clara Rodriguez at Arundells, Salisbury

 

Two Venezuelan Waltzes;
Chopin Ballade in G minor;
Ravel: Pavane pour une infante défunte, Prèlude-Menuet and Toccata from Le Tombeau de Couperin;
Rachmaninoff Three Preludes from Op.23;
Ancestro by German Dario Perez Salazar and
Malagueña by Ernesto Lecuona

“Clara’s programme was supremely demanding in variety and technical contrast and I felt truly humbled by her scholarly virtuosity and completely mesmerised by her absolute mastery of every aspect of the music as I watched her hands fly over the keyboard.”

 A Seligman Project Concert

DSCF2327

London Concert and CD launch “Americas Without Frontiers”

Wednesday 29 November at 7.30 pm at St. James’s Church, Piccadilly

Clarines_blue_wednesday

Venezuelan pianist Clara Rodriguez returns to St. James’s Piccadilly for an evening full of wonderful music with a varied programme of composers that include Chopin, Ravel and Rachmaninoff as well as a selection of fantastically joyful and intriguing compositions by composers from Brazil, Colombia, Cuba, Haiti and Venezuela to launch Clara Rodriguez’s new CD “Americas Without Frontiers” on Nimbus Records.

Tickets from: https://www.brownpapertickets.com/event/2981552

Dear friends,

I am happy to announce that I shall be playing a recital on Wednesday 29th November at 7.30 pm at the beautiful St. James’s Church in Piccadilly.

This time I shall be also paying homage to my teacher, the English pianist Phyllis Sellick (1911-2007) in the tenth year of her death.

She was and still is a great inspiration for my playing and my teaching. She transmitted to me knowledge from her vast artistic experience as well as the one received from her own teachers that included Isidor Philipp – fact that made her a great-grand pupil of Chopin’s – and from Maurice Ravel in Paris.

In London she and her husband, Cyril Smith, were part of the élite of musicians of the time that included names such as Michael Tippet, Vaughan Williams, Arthur Bliss, who all wrote pieces especially for them. Her admiration for the music of Sergei Rachmaninoff, who was a personal friend of the couple, was unquestionable and she demonstrated a deep understanding of his music.

I have decided to play a programme that will include iconic works by Chopin, Ravel and Rachmaninoff in her honour as well as pieces from my new CD “Americas Without Frontiers”, copies of which you will be able to get on the night.

Dominic Seligman will read anecdotes from the life and work of Phyllis Sellcik; poet and Timothy Adès will read his English translation of the poem TIME OF MAN by Atahualpa Yupanqui and Leonardo Muller texts by Alejo Carpentier and Alfonsina Storni.

It is a privilege to still be able to make music in this world of ours!

Programme

Four Venezuelan waltzes:
Evencio Castellanos: Mañanita Caraqueña

Ramón Delgado Palacios: La dulzura de tu rostro

Maria Luisa Escobar: Noche de luna en Altamira

Teresa Carreño: Mi Teresita

Sergei Rachmaninoff: Three Preludes Op. 23

E flat No 6, G minor No 5, D major No 4

Frèdèric Chopin: Ballade Op. 23 No 1 in G minor

INTERVAL

Ludovic Lamothe: La dangereuse

Germán Darío Pérez: Tranquilamente, un tipo leal

Germán Darío Pérez: Ancestro

Maurice Ravel: Pavane pour une enfante défunte

Maurice Ravel: Three pieces from Le Tombeau de Couperin:
Prelude – Menuet – Toccata

Ariel Ramírez: Alfonsina y el mar

Ernesto Lecuona: Malagueña

Image by Carlos David; Photography by Antolín Sánchez

 

claraAfiche-page-001

Teresa Carreño, la gran pianista venezolana por Clara Rodriguez

Este año Clara Rodríguez tocará varios conciertos dedicados a la memoria de la pianista venezolana Teresa Carreño (Caracas, 22 de diciembre de 1853 – Nueva York, 12 de junio de 1917), quien también fue cantante y compositora y  quien fuera descrita a lo largo de su vida como “Liszt en faldas”, “La emperatriz del piano”, “La valquiria del piano”

Teresa Carreño fue una de las más exitosas y admiradas pianistas de los siglos XIX y principios del XX, tocando conciertos alrededor del mundo y componiendo desde los 6 años de edad un total de 70 obras para piano; Muchas de ellas se publicaron en Europa y en los Estados Unidos.

Teresa-Carreño-Irving-Hall-300x250
Teresa Carreño representó a la tercera generación de niños prodigios que habían ejercido la posición de “músicos meritorios”, carreras comenzadas desde por lo menos los 6 años de edad en la Catedral de Caracas como cantantes solistas, organistas y ejecutantes de instrumentos de cuerda y fue la primer músico de su familia en ganar reconocimiento fuera de Venezuela gracias a su primera presentación pública a los 8 años de edad, en el “Irving Hall” de Nueva York, el 25 de noviembre de 1862.

Era la tercera de los cinco hijos de Manuel Antonio Carreño (nacido el 17 de junio de 1813 ), conocido principalmente como abogado y ministro de finanzas y quien escribió el famoso Manual de urbanidad y buenos modales en 1853. Manuel Antonio era también músico y escribió unos 500 ejercicios para su hija los cuales ella tocaba regularmente en todas las tonalidades, logrando grandes beneficios y facilidad técnica desde temprana edad . También le enseñó armonía y composición.
La madre de Teresa Carreño, nacida de dos familias revolucionarias de Venezuela, era Clorinda García de Sena y Toro, pariente de la esposa de Simón Bolívar y del Marqués del Toro. El tío-abuelo de Teresa Carreño fue Simón Rodríguez, el maestro de Simón Bolívar y quien ejerciera gran influencia sobre El Libertador.

6.Teresa Carreño-niña. Boston 1863Teresa Carreño. Boston. USA. 1863

Al ver las habilidades musicales de Teresa Carreño y de tener la sensación de que su futuro debía trascender círculos más grandes, Gertrudis, su emprendedora abuela , vendió sus propiedades en Venezuela y en 1862 la familia se trasladó a Nueva York.
En ese entonces, Teresa Carreño fue escuchada por Louis Moreau Gottschalk, quien quedó muy impresionado por su estilo y se ofreció a darle lecciones, Teresita mostró a lo largo de su vida un gran respeto, cariño y admiración por el pianista.

5.Teresa Carreño. La Habana 1864Teresa Carreño. La Habana 1864

Al año siguiente, en 1863, en el mes de enero, se presentó en Boston y luego viajó a Cuba con su familia. Más tarde en el mismo año recibió una invitación de la Casa Blanca para tocar para el presidente Abraham Lincoln y su familia – ella encontró que el piano estaba “muy desafinado” pero que había sido una tarde “divertida”. También se sintió realmente orgullosa de ver su primera composición titulada “Gottschalk Waltz”, publicada. Dicha publicación se agotó tres veces en un año.

Teresita

Teresa Carreño y su familia se marcharon a Europa en marzo de 1866, el viaje fue una verdadera odisea, terriblemente difícil por mares muy agitados, en un barco defectuoso y en una ocasión tuvieron que inclusive cambiar de buque. Cuando finalmente llegaron a Inglaterra, permanecieron allí por un breve tiempo para luego seguir a París, en donde se instalaron. En la capital francesa fue muy bien acogida por los artistas más famosos, por la aristocracia de todos los salones y por las salas de conciertos más prestigiosas. Madame Erard y Rossini se aseguraron de que tuviera las mejores oportunidades para conocer a los músicos más admirados de la época, como Franz Liszt, quien llegó al salón de Madame Erard acompañado por el joven Camille Saint-Saëns y después de oír a la niña y poner sus manos sobre su cabeza le dijo: “Tienes un regalo enviado por Dios: Genio. Trabaja duro, desarrolla tu talento, sé fiel a ti misma y con el tiempo serás uno de nosotros.” Ofreció darle clases en Roma, pero su padre no pudo organizar ese viaje. Durante su tiempo en París, también tocó para Berlioz, ganó la admiración de Gounod y tuvo una amistad duradera con Blandine Ollivier, una de las hijas de Liszt.
En 1866, Teresa Carreño perdió a su madre quien murió víctima del cólera. En ese momento escribió seis elegías y tocó conciertos vestida de negro. Los críticos dijeron que cada nota que tocaba era como una lágrima de tristeza por su pérdida. Luego viajó a España con su padre y tocó conciertos en Madrid y Zaragoza. Toda España fue a escucharla excepto la familia Toro que consideraba que su madre, Clorinda, se había casado con un hombre de inferior rango social.

2.Teresa Carreño-niña-1858
Una gran parte de su obra fue publicada en París durante las décadas de 1860 y 1870 por Heugel.

Al mismo tiempo, en la ciudad Luz, el gran maestro Georges Mathias, discípulo de Chopin, se ofreció para enseñarle a la adolescente los secretos del arte de tocar el piano.

Teresa Carreño viajó a Inglaterra donde Charles Hallé la presentó a la Princesa de Gales y tocó también en las salas de conciertos Queen Rooms de Hanover Square, donde Anton Rubinstein fue a escucharla; Desde entonces se convirtió en su maestro. Él la llamaba “Mi Sol” y “Bebé”.

DSCN7916-2
En Londres así mismo tocó largas temporadas en el Covent Garden Theatre dirigido por Arthur Sullivan.
A la edad de veinte años Teresa Carreño se casó con el violinista francés Émile Sauret (1852 -1920). En 1874 tuvieron una hija, Emilita, que con mucha tristeza y pesar fue dada en adopción en Inglaterra; Su esposo la había abandonado y no podía ofrecer seguridad ni sustento al bebé. Su padre, Manuel Antonio, murió en París en agosto del mismo año; el periódico Le Ménestrel publicó una nota en donde decía que había sido uno de los maestros de piano más solicitados de Francia.

Teresa-Carreño-Natalicio-300x200
Ella se trasladó a los Estados Unidos y continuó viajando y tocando incansablemente durante los años 70 y 80, pero deseaba un cambio en su vida artística y comenzó una carrera como cantante de ópera, debutando en Nueva York, en 1876, en el papel de Zerlina del Don Giovanni de Mozart. Ya en París el mismo Rossini había presentido que el talento de  Teresa Carreño para el belcanto sería algún día desarrollado. Su cambio hacia la ópera fue breve, intenso y muy exitoso.

Durante este tiempo se casó con su segundo marido, Giovanni Tagliapietra, un barítono nacido en Italia que bebía demasiado, sentía envidia del talento de su esposa haciéndo de la vida conyugal un tormento para Teresa. Tuvieron dos hijos: Teresita y Giovanni. En su edad adulta, Teresita se convirtió en una famosa pianista y Giovanni en cantante. Durante estos años, Teresa Carreño entabló amistad con Edward MacDowell, y promovió su música en los EE.UU. y en Europa y siempre contó con la amistad de la madre del compositor. Edward MacDowell le dedicó su segundo concierto para piano el cual ella insistía en tocar aún y cuando no fuera el favorito de los directores de orquesta.
En 1885, Teresa Carreño regresó por primera vez a su lugar de nacimiento, Venezuela. Allí actuó en conciertos y también compuso un himno en homenaje a Simón Bolívar. Al año siguiente, en su segundo viaje a Caracas, llevó una compañía de ópera, dirigió la orquesta y en ocasiones cantó también. Les Huguenots, Rigoletto, Norma y Carmen eran parte del afiche de la temporada la cual llegó a un final no muy feliz ya que la oposición de aquel momento tomó como blanco para hacer sus protestas el teatro en donde se efectúaba dicha temporada de ópera, ésto unido al rechazo de la alta sociedad caraqueña hacia ella porque decían que era pariente de Antonio Guzmán Blanco, político caído en desgracia en ese entonces le debe haber causado gran tristeza. Teresa Carreño nunca más se refirió al ese infortunado capítulo.

Scan0006

Teresa Carreño regresó a Europa y empezó a tocar el piano otra vez en 1889, dando un nuevo impulso a su carrera musical. Pasó un verano en París y luego se mudó a Berlín donde se instaló. Hizo su primera actuación con la Filarmónica de Berlín, interpretando el Concierto para piano de Grieg recibiendo muchos elogios del propio compositor. En otra ocasión, en Varsovia, fue el mismo Edward Grieg quien la dirigió, él sentía profunda admiración por la pianista venezolana.
Entre 1892 y 1895 se casó con el pianista Eugen d’Albert, y juntos tuvieron dos hijas, Eugenia y Hertha. Teresa Carreño le dió gran apoyo a su marido, tocando sus composiciones y acompañádolo a sus conciertos; ella no recibió de él ese respaldo moral.

Eran dos grandes pianistas y compositores viviendo intensamente sus vidas y carreras artísticas bajo un mismo techo. El temperamento explosivo de ella no caló con el cinismo y -creo que hay que decirlo- machismo del pianista alemán.

Con un poco de humor la prensa reseñó en un momento:

“Ayer Frau Carreño dió la primera audición del segundo concierto de su tercer marido en el cuarto concierto de la Filarmónica.”

Después de un divorcio acrimonioso durante el cual el pianista quiso inclusive internarla en un manicomio con tal de no pagar la educación de sus hijas,  Teresa Carreño se dedicó a la composición escribiendo un cuarteto de cuerdas y una serenata.

“Uno nunca puede casarse demasiado tarde ni divorciarse demasiado pronto” se le oyó decir en un momento de amargura.
Comenzó a enseñar el piano y fue muy querida por sus estudiantes de Berlín, escribiendo un libro sobre la técnica de pedal.

Continuó actuando como solista con muchas de las principales orquestas europeas así como en recitales; su repertorio era muy impresionante e incluyía las Sonatas y conciertos de Beethoven, obras de Schumann como la Fantasía y los Etudes Symphoniques, las Baladas y Scherzi de Chopin, los grandes conciertos románticos; también sus propias transcripciones de ópera y sus valses.

En 1902, tomó la decisión de casarse con Arturo Tagliapietra, hermano de su segundo marido; Durante este período viajó a Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.
Una vida llena de arduo trabajo y grandes emociones la agotaron físicamente.  En un viaje a Cuba comenzó a sufrir de diplopía, aún así ella tocó un concierto con sus ojos cerrados pero debió regresar a su casa de Nueva York en donde murió el 12 de junio de 1917. Gracias a grandes esfuerzos de su discípula y biógrafa Marta Milinowsky, sus cenizas fueron luego repatriadas a Venezuela y guardadas en el Panteón Nacional de Caracas.

12508819_10206783810206409_7796743988523892508_n
Teresa Carreño realizó varias presentaciones en los conciertos de Promenade de Henry Wood (Proms). Este escribió  en sus memorias: “Es difícil expresar adecuadamente lo que todos los músicos sentían por esta gran mujer que parecía una reina entre los pianistas y tocaba como una diosa. En el instante en que caminaba sobre el escenario, su firme dignidad mantenía a su audiencia en vilo que la observaba con gran atención mientras ella arreglaba la larga cola de los elegantes vestidos que usaba habitualmente. Su vigor masculino en el sonido, su touché y su maravillosa precisión al ejecutar pasajes de octavas dejaban a todos pasmados”.

El pianista Claudio Arrau recordó con alegría que él la había escuchado muchísimas veces en conciertos en Europa exclamando: “¡Oh! ¡Era una diosa!

Clara Rodríguez ha grabado un CD que contiene quince de las obras de Teresa Carreño para Nimbus Records (NI 6103) que ha sido internacionalmente elogiado por los críticos y el cual es a menudo reproducido en la radios incluyendo las estaciones de la BBC. El crítico Jeremy Nicholas de Gramophone Magazine escribió:

“Esta música necesita un espíritu de lleno de empatía para mostrarlo a su mejor luz y Clara Rodríguez ofrece interpretaciones de fascinante vivacidad aliadas al requisito más esencial de CHARM”.
Altamente recomendable”

https://www.gramophone.co.uk/review/clara-rodriguez-plays-teresa-carre%C3%B1o

518tBu2ogTL._SS135_SL160_

Clara Rodríguez, pianista y pedagoga

 

 

“La virtuosa pianista venezolana Clara Rodríguez.” The Daily Telegraph

Estudios y carrera de concertista

Clara Rodríguez ha adquirido una envidiable reputación internacional por su innovadora manera de programar sus conciertos y recitales, yuxtaponiendo el repertorio académico tradicional con obras de compositores sudamericanos.
Su manera de tocar ha sido descrita como altamente expresiva, de gran sensibilidad, mostrando considerable claridad digital y perspicacia estilística.
A los dieciséis años, cuando cursaba su octavo año en el Conservatorio Juan José Landaeta de Caracas, participó en un concurso juzgado por Michael Gough Matthews y Barbara Boissard, entonces directores de los Departamentos Senior y Junior del Royal College of Music ganando por unanimidad la beca Teresa Carreño que le permitió viajar a Londres para estudiar en el Royal College of Music de Londres con la gran pianista inglesa Phyllis Sellick.
En el Senior College, luego de cuatro años se graduó de Concertista también completó un curso de postgrado de dos años. En el Royal College of Music se distinguió recibiendo numerosos premios entre ellos el Premio Scarlatti, el Premio Mozart y el Premio Percy Buck en el Premio Chappell. Con las orquestas del Royal College of Music se distinguió tocando conciertos de Mozart, De Falla, Ravel y Gershwin.
Clara Rodríguez también ha estudiado con Guiomar Narváez (Venezuela), Regina Smendzianka (Polonia), Niel Immelman (U.K.) Paul Badura-Skoda (Austria) e Irina

16122932

Pianista Clara Rodríguez. Fotografía por Antolín Sánchez

Zaritskaya (Rusia).
En Caracas, de diecisiete años, hizo su debut con la Orquesta Simón Bolívar bajo la batuta de José Antonio Abreu interpretando el último Concierto para Piano de Mozart K595.
La carrera de Clara Rodríguez como pianista solista la ha llevado en giras de conciertos a Bélgica, Dinamarca, Egipto, Finlandia, Francia, India, Italia, España, Siria, Túnez, Estados Unidos y Venezuela.
En Londres se presenta regularmente obteniendo la aclamación del público y de la crítica en las salas más importantes de la ciudad como el Southbank Centre, el Wigmore Hall, Barbican Centre, San Martin-In-The-Fields, Leighton House, Bolívar Hall, St. James’s Piccadilly y St John’s Smith Square.
Recientemente ha sido invitada a tocar una serie de conciertos de celebración con la Orquesta Simón Bolívar, así como con otras Orquestas del Sistema por el 40 Aniversario. Clara Rodríguez también participó en las celebraciones de la 35ª Serie de Conciertos de la Orquesta Municipal de Caracas y del Festival Londinense “Fitzrovia” tocando con el afamado clarinetista Michael Collins.
Clara Rodríguez ha actuado como solista bajo la dirección de, entre muchos otros, Jordi Mora, Rodolfo Saglimbeni, Carlos Riazuelo, Marc Dooley, Alfredo Rugeles, Michael Collins, Christopher Adey y Luis Miguel González.

Discografía
Sus grabaciones comerciales en sellos como ASV, Meridian y Universal han obtenido las mejores críticas. En la actualidad el catálogo de Clara Rodríguez comprende cinco discos en Nimbus Records de la música para piano de Ernesto Lecuona, Federico Ruiz, Teresa Carreño y Moisés Moleiro. Su último CD, “Venezuela”, contiene una colección de danzas de 18 compositores y “Américas”, su nuevo álbum grabado será lanzado en el verano de 2017.
Otros títulos de su discografía son: Chopin Late Works, Classical Recording Company
Y El Cuarteto y Clara Rodríguez en VIVO.
Estos CD se transmiten por radios y redes del mundo entero.

Nuevas piezas
Clara Rodríguez ha comisionado y estrenado un gran número de obras incluyendo el Segundo Concierto para Piano y Orquesta de Federico Ruiz. Dicho compositor también ha escrito especialmente para ella las siguientes piezas:
 Zumba que zumba
 Tropical Triptych (Sonata en tres movimientos)
 Nocturno
 Merengue
 Carnaval
Entre las obras que han sido dedicadas a Clara Rodríguez se encuentran:
 Creciente (Vals venezolano No 10) de Miguel Astor
 Vista Clara de Lawrence Casserley (piano y ring modulator)
 Three Preludes de Mirtru Escalona Mijares
 Anthología de Valses Venezolanos piano y orquesta de Juan Carlos Núñez
 Sin manija de Michael Rosas-Cobián (piano y sonidos electrónicos)
 Clarissima visione (para piano y orquesta) y África Mia (para dos percusionistas y piano) de Diego Silva
 Cuaderno de piezas (para piano e instrumentos indígenas) de Adrián Suárez.

Pedagogía


Con una experiencia de más de 25 años, Clara Rodríguez ha sido un maestra muy solicitada de estudiantes que viajan desde lugares tan lejanos como la India, Francia, diferentes rincones del Reino Unido y de Venezuela para recibir clases con ella.

Su conocimiento del repertorio latinoamericano ha atraído el interés del Associated Board of the Royal Schools of Music (Asociación de las Escuelas Reales de Música), que ha incluido en su plan de estudios obras sugeridas por ella de compositores tales como Federico Ruiz, Antonio Estévez y Miguel Astor.

Su edición de “Pieces for children under 100 years of age” de Ruiz fue lanzada por Spartan Press Publishers en 2012 y está siendo disfrutada por estudiantes de todo el mundo.

Sus estudiantes han ganado muchas concursos y becas a diferentes escuelas en sus países. Algunos han entrado en los principales colegios de música del Reino Unido como el Royal Welsh, el Guildhall, el Royal College of Music y el Trinity College, así como las universidades de Oxford y Cambridge y ahora están llevando a cabo carreras exitosas.

Como miembro del personal de la Royal College of Music (Junior Department) desde 2006, sus estudiantes han tocado en el Wigmore Hall, el Albert Hall (Salón Elgar) y han tenido éxito en la Royal Philharmonic Society Duet Competition, así como en concursos internacionales.

Clara Rodríguez ha sido jurado de concursos en varios países y ha dado clases magistrales en Suiza, la U.K. y Venezuela. Artículos de Clara Rodríguez han sido publicados en International Piano Magazine y en Pianist Magazine.

Reconocimientos y medios de comunicación

Clara Rodríguez fue galardonada con el premio LUKAS 2015 como Personalidad de la Música Clásica del Año. Los premios latino-británicos (LUKAS) son el único premio que reconoce la contribución de un millón de latinos, españoles y portugueses residentes en Gran Bretaña. Es el evento latino más cubierto por los medios de comunicación en la historia del Reino Unido, llegando a un estimado de 20 millones de personas en el Reino Unido, América del Norte y del Sur.

También ha sido nombrada Mujer del Año y Personalidad de Influencia varias veces por periódicos venezolanos como El Nacional, El Universal, Panorama y muchos otros.

BBC Radio y Televisión

Clara Rodríguez aparece una vez al año en el programa “In Tune” de la BBC Radio 3 desde sus inicios en 1998. También ha sido invitada varias veces a hablar de compositoras femeninas y a tocar sus piezas en “Woman’s Hour”. En abril de este año fue invitada en el programa “Music Matters” dedicado a la celebración del centenario de Alberto Ginastera, donde habló con Tom Service y tocó dos piezas del compositor argentino. Sus CDs han aparecido en “CD Review” y en el “Breakfast Show”.

Ha tenido entrevistas en muchos de los programas de BBC World Service y France Internationale.

Desde su niñez, Clara Rodríguez ha aparecido en directo en los canales de televisión de diferentes países, entre ellos Sky Television y France 3.

Durante el 2016 Clara Rodríguez celebró el centenario del venezolano Antonio Estévez en varios conciertos tanto en el Reino Unido como en Venezuela.

Para más información sobre Clara Rodríguez por favor visite:
Facebook: https://www.facebook.com/pianoclararodriguez/
Blog: http://pianoclararodriguez.blogspot.co.uk/
Wordpress: https://pianistclararodriguez.wordpress.com/
Twitter: https://twitter.com/VENPIANISTA
Youtube channel: https://www.youtube.com/user/Venpianista
Website: http://www.clararodriguez.com http://www.wordpress.uk.com/

Críticas
Clara Rodríguez es una poeta del piano, si yo fuera pianista me gustaría tocar mis piezas como ella lo hace. Antonio Estévez
De su primera presentación pública a la edad de trece años en el Ateneo de Caracas, el crítico Israel Peña se expresó de la siguiente manera: “Cabe decir que en sus interpretaciones hubo algo más de lo que esperábamos, algo fuera de serie, en fondo y aspecto, delicadeza y magia en el toucher”
En el número de Septiembre 2009 la revista Gramophone publicó una entre-vista hecha a Clara Rodríguez con relación a su disco de música de Teresa Carreño y el crítico Jeremy Nicholas lo reseñó con las siguientes palabras:
“Clara Rodríguez nos ofrece ejecuciones de seductora vivacidad ligadas a ese requisito esencial: ENCANTO. Altamente recomendado”
La crítica aparecida en la revista Musical Opinion sobre su reciente interpre-tación del Tercer Concierto de Rachmaninoff en la Sala Saint John’s Smith Square de Londres dice:
“Clara Rodríguez ofreció una fluida y comprometida entrega de la muy exi-gente parte solista, revelando con aguda inteligencia los contrastes retóricos de la obra con formas de tocar que se turnaron entre el vigor, la alegría y la compasión”
“Todo lo que tocó Clara Rodríguez en el Wigmore Hall estuvo marcado por la más absoluta belleza de su sonido. Luego de comenzar con la Canción y Danza VI de Federico Mompou, dió una maravillosa, clara y precisa inter-pretación de la Sonata K333 de Mozart. Paralelamente a esto tocó una de las más refinadas obras de Chopin, la Polonaise- Fantasie, pieza que fue an-tecedida por el Nocturno Op.62 No1.Este último con sus largos ramilletes de trinos, elaboradas decoraciones y armonías radicales es por sí solo una pieza exigente pero Clara Rodríguez entiende la música de Chopin maravillosa-mente bien. Su Mozart y su Chopin penetraron profundamente.” Max Harri-son. Musical Opinion. Londres 2006
“Clara Rodríguez es una excelente pianista” Gramophone. Londres
“Los que fueron al recital a oír a un virtuoso estuvieron bien servidos con un denso programa lleno de obras desafiantes, un verdadero tour de force inexo-rablemente desencadenándose frente a sus ojos y oídos. Los que fueron se-dientos de ser vislumbrados por el Arte, el inefable, el inexplicable, el no cuantificable, lo experimentaron también. Fue en suma, una ejecución del corazón, entregada con un toque mágico a través de un ilimitado poder ex-presivo”
Roberto Filoseta. Compositor. Italia.
“Una pianista con cualidades poco usuales y muy especial en su clase de musicalidad. Ella puede y sabe tocar suavemente, con una gama de matices entre pianissimo y mezzo-forte de extraordinaria sutileza, del tipo que se posa en el oido cual vibraciones de otro mundo. Su recital en el Purcell Room produjo un hechizo de inolvidable belleza” Geoffrey Cranckshaw. Musical Opinion, Londres
“Clara Rodríguez posee una gran habilidad pianística y especialmente una musicalidad maravillosa” Murray Perahia. Marlboro Music. USA
“Discos maravillosamente tocados y grabados que deleitaran a los aficionados del piano y a los amantes de la música en general.” Gerald Fenech. Classical Net

16-04-2016 ALMA LLANERA Soul of the Plains

Tickets from: http://clararodriguez.brownpapertickets.com/

or at the door on the day of the concert

Programme CLARA_A5_Flyer_2016.jpg

Programme details:
Clara Rodríguez SOUL OF THE PLAINS Alma llanera

St. James’s Church Piccadilly. London. Saturday 16-04-2016 at 730 pm

Clara Rodríguez, piano Carlos Nené Quintero, percussion Edwin Arellano, cuatro
Timothy Adès, Thomas Lyttelton and Leonardo Muller Rodríguez, readers

Ariel Ramírez:
Four Piano Studies: Bailecito-Cueca -Chamamé-Carnavalito

Federico Ruiz:
La peruanita (from “Pieces for children under 100 years of age”)

George Gershwin:
Three Preludes

Moisés Moleiro:
Estampas del llano /Pictures of the plains

Poem “Píntame Angelitos negros” by Andrés Eloy Blanco read in Spanish and in English

Antonio Estévez:
Ancestro-Ancestro-Ancestro-El Trompo- Florentino cuando era becerrero-Angelito negro- El pajarito- Toccatina (From “17 Canciones infantiles”)

Poem “Florentino and the Devil” by Alberto Arvelo Torrealba read in English

Heraclio Fernández:
El diablo suelto /The Devil on the loose

INTERVAL

Juan Carlos Núñez:
Retrato solemnísimo de Aldemaro Romero

José María Vitier:
Danza de fin de siglo

Simón Díaz:
Caballo Viejo

Alberto Ginastera:
Three Argentinean Dances
Danza del viejo boyero-Danza de la moza donosa-Danza del gaucho matrero

Poem “Florentino and the Devil”

Aldemaro Romero:
El Negro José

Ernesto Nazareth:
Odeon

Poem Apure in one journey by Genaro Prieto
Genaro Prieto:
Apure en un viaje

Germán Darío Pérez:
Tranquilamente un tipo leal

Pedro Elías Gutiérrez:
Alma llanera

Alberto Ginastera

ALBERTO GINASTERA

Buenos Aires 11-April  1916-Geneva 25- June 1983

Just like Chopin, Ginastera wrote his first concerto at the age of 19, the Concierto Argentino which he later withdrew as he did with many of his early works preferring start his Op. 1 with the Ballet Panambí following that with the now famous Three Argentinean Dances for piano.
Ginastera was born in the year of the 100th anniversary of the Argentinean Independence from the Spanish Empire which was probably a time of affirmation of the national identity.
Ginastera is in love with his land but also expresses, especially in his late works, the anguish and disappointment of most of the 20th century Latin American artists with the outcome of the local politics, with the debacle of what has become by now the eternal failure of the handling of an already suffered society.
How many dictatorships did Ginastera endure in his life? The performance of his Bomarzo opera, for instance, was forbidden by one of the Argentinean dictators in 1967. Luckily his works, although not always well received by the critics, were being championed by musicians in the USA, Europe and other Latin American countries. Little by little his music has become mainstream.
He founded La Plata Conservatoire but in 1949 left the country to live in Tanglewood where he was helped by Aaron Copland; he went back to Argentina in 1958 when he was invited to teach composition at the Instituto di Tella where he taught, amongst many students, Astor Piazzolla and could invite the most important international composers of the time such as Nono, Ligeti, Xenakis to share their expertise.
Villa-Lobos who was an established composer by then, admired the talent of the young Ginastera.
In much of his music, Ginastera shows the influence of the Argentinean folk music and dances which derive naturally from the Spanish, the native Indian and the African cultures just like in the rest of Latin America. He seems to enjoy the obsessional character of the malambo dance and seems to be inspired by the gaucho traditions.
In fact what is great about Ginastera is that he transcends the nationalistic notion even when his music is telluric and a good amount of his works are close to the Argentinean Pampas and South American music such as the genres from the Andean plateau. He embraces in his own personal way pantonality, serialism, bi and micro tonality using all these techniques to create his idiom.
His writing is very clear, according to pianist Alberto Portugheis who met him and has recorded his piano and chamber music; he was very meticulous with the way his scores looked having in the end the appearance of near architectural designs.
Composer Juan Carlos Núñez also met Ginastera in Venezuela in 1983 and tells me that it was a pleasure to talk to him as he was a highly educated person and they had the chance to discuss many subjects including the books and scripts that gave rise to his operas Bomarzo (Manuel Mujica Láinez) and Beatrix Cenci (Antonin Artaud, the Theatre of cruelty).
I have been in love with his music since I was a teenager in Caracas and have enjoyed playing it enormously. It has to be thanks to the rhythmic drive and technical challenges in the fast sections but also to the great lyricism and sense of loneliness and space in his slow movements.
Incidentally I shall play his Three Argentinean dances next to the Children Songs by Antonio Estévez who was also born 100 years ago and who was a close friend of Ginastera’s in my Alma llanera concert on April 16th at 7.30 pm at St. James’s Piccadilly.

Piano works by Alberto Ginastera:
Danzas argentinas, Op. 2 (1937)
Tres piezas, Op. 6 (1940)
Malambo, Op. 7 ( 1940)
Pequena Danza (from the ballet Estancia, Op. 8) (1941)
12 Preludios americanos, Op. 12 (1944)
Suite de danzas criollas, Op. 15 (1946, revised 1956)
Rondó sobre temas infantiles argentinos, Op. 19 (1947)
Piano Sonata No. 1, Op. 22 (1952)
Arrangement of an Organ Toccata by Domenico Zipoli (1970)
Piano Sonata No. 2, Op. 53 (1981)
Piano Sonata No. 3, Op. 54 (1982)
Danzas argentinas Para los niños (Unfinished)
Moderato: para Alex
Paisaje: para Georgina

El Cuarteto y yo 09 332