Ningún mortal se puede comparar a Liszt, a FRANZ LISZT por Clara Rodríguez

14082503

Por Clara Rodríguez
Puesta en escena en Caracas en Julio del 2011

Personajes:

· Pianista: Clara Rodríguez

· Actriz: Caridad Canelón

· Narrador: Miguel Delgado-Estévez

Clara entra en la oscuridad de la sala y se sienta al piano, una luz tenue se hace más fuerte poco a poco y comienza a tocar el Estudio de Concierto No. 3 “Un sospiro”de Franz Liszt

ACTRIZ: Franz Liszt, pianista y compositor húngaro, ha sido descrito como la primera estrella rock. Su éxito extraordinario dio lugar a términos como Lisztomanía y Fiebre Lisztiana debido a la histeria que producían sus presentaciones públicas.

NARRADOR: Nació el mismo año de la firma de la primera Constitución de la República de Venezuela –¡Bicentenario el Maestro! – , tiempos de cambios y guerras en Europa, aunque su lugar de nacimiento, Raiding, apenas acababa de convertirse en Hungría –antes era territorio turco-. Seguía siendo un país feudal en donde los Señores vivían en insensato lujo.

ACTRIZ: Su padre, Adán, trabajaba para los príncipes de Esteráis en donde los conciertos eran la principal actividad…Haydn se ocupó de la programación por 30 años

NARRADOR: Liszt escuchó en su niñez mucha música clásica y también a los gitanos que vivían cerca de su casa.

ACTRIZ: Tocó su primer concierto a los 9 años y a pesar de tener fiebre palúdica impresionó a los oyentes. Un concierto posterior le aseguró una beca con la que pudo viajar a Viena, la ciudad de Schubert y Beethoven. Allí estudio con Salieri y con Czerny.

NARRADOR: Czerny con su disciplinado método decidió ser su maestro gratuitamente.

ACTRIZ: Dicen que, en señal de admiración, el mismo Beethoven le besó las manos al joven Liszt, aunque sus detractores opinaron que no era más que … parte de la publicidad que se le hizo al joven virtuoso.

NARRADOR: A los 13 años se instala con sus padres en París, la capital artística de ese momento.

ACTRIZ: Cherubini, el entonces director del conservatorio, no lo quiso aceptar como alumno a pesar de haberle rogado, llorado e inclusive presentarle cartas de recomendación de los nobles y aristócratas húngaros. A su padre y a Franz les invadió un sentimiento de fracaso.

NARRADOR: De todas maneras Franz pudo darse a conocer tocando muchos conciertos gracias a dichas cartas. ¡ En pocos meses era considerado la 9na. Maravilla del mundo !

ACTRIZ: …¡¡¡ Ayy Cherubini !!!

NARRADOR: A los 20 años conoció a tres personajes que tuvieron una influencia impactante en él: Paganini, Chopin y Berlioz.

ACTRIZ: Paganini había inventado una forma de virtuosismo misterioso. Sus composiciones imitaban el ruido de los truenos, el zumbido del viento, la risa. Su figura asombraba porque era solo huesos y piel, solo sus dedos lucían muy fuertes …

NARRADOR: Una de las grandes ambiciones de Liszt era la de transferir al piano los caprichos para violín de Paganini.

ACTRIZ: De Chopin le impresionó su espíritu y poesía musical, solo le interesaba el piano como medio de expresión. La admiración mutua que sentían está reflejada en la biografía que Liszt escribió sobre el gran polaco en donde cuenta, entre muchas otras anécdotas, el día en que Chopin se apareció a tocar en uno de los salones parisinos luciendo una peluca rubia – imitándolo.

NARRADOR: También apreciaba profundamente el genio creativo, casi violento de Berlioz.. Le tomó un poco de tiempo asimilarlo pero estudió sus técnicas de composición y orquestación haciendo transcripciones para piano de obras como la Sinfonía Fantástica.

ACTRIZ: Liszt también redujo al piano las 9 Sinfonías de Beethoven, hecho que ayudó a las generaciones subsiguientes a conocerlas.

CLARA TOCA EL ESTUDIO No. 1 Op. 25 de CHOPIN

ACTRIZ: Liszt era un intelectual, a los 22 años le escribe a su amigo Pierre Wolf:

NARRADOR: “Hace 15 días mi espíritu y mis dedos trabajan como condenados: Homero, Lord Byron, Chateaubriand, Victor Hugo, Beethoven, Platón, Mozart, Bach y la Biblia están a mi alrededor … Los estudio, medito, DEVORO con furor; encima practico de 4 a 5 horas diarias de ejercicios, terceras, sextas, octavas, trémolos, notas repetidas, cadencias, etc.; ¡ Si no me vuelvo loco, me haré un artista !!!”

¡ También tuvo su primera decepción amorosa con su alumna Carolina de Saint Cricq!

ACTRIZ: (Dramatizando) ¡ Mi padre me ha prohibido que vea a Franz, también me he enterado que ha caído en un estado depresivo por varios meses que lo a llevado a dejar de presentarse en público por 2 años, hasta se llegó a publicar que había muerto …

NARRADOR: … y siguió creciendo el mito.

Ya en su lecho de muerte Adán Liszt le había advertido a su hijo: “Cuídate Franz, porque por lo que veo, las mujeres serán tu perdición”.

ACTRIZ: Luego vino el romance secreto con la Condesa Adele Laprumarede algo al parecer un poco menos ardiente pero exitoso.

CLARA TOCA EL VALS ADRIANA DE MIGUEL ASTOR

ACTRIZ: Franz había amalgamado, en su manera de tocar, la vieja escuela clásica con su nuevo método e invenciones virtuosísticas. Su ataque y brillantez, velocidad y belleza de sonido unidos a su inteligencia y atributos físicos tenían gran efecto en los salones parisinos, sobre todo sobre el público femenino.

NARRADOR: Una de estas damas –amiga de Berlioz- se prendó del joven Franz, la Condesa d’ Agoult, casada y madre de tres niños. Ella tenía 28 años y Liszt 22. Se dice que era rubia, buenamoza pero sin el menor sentido del humor. A pesar de que no le gustaba la música, la pasión que sentía por Liszt la cegó sin importarle las consecuencias sociales que le traería esa relación que duró 10 años. Algunos lo tildaron de inmoral, pero esa relación le dio la calma necesaria para comenzar a desarrollar su trabajo como compositor.

ACTRIZ: Se instalaron en Ginebra y allí nació Blondine. Franz daba clases en el conservatorio. Su apariencia era todavía la de un adolescente; su pelo largo fue siempre tema de conversación entre sus conocidos, y en su dedo índice lucía un anillo de oro con una calavera de plata.

NARRADOR: Punqueto el maestro!!!

ACTRIZ: Luego en Italia se instalaron cerca del Lago Como en donde en 1837 nació Cósima.

NARRADOR: quien se casara, en su edad adulta, con Wagner.

CLARA TOCA “AU BORD D’UNE SOURCE” DE LISZT

ACTRIZ: El éxito alcanzado en Italia, particularmente en Milán fue traído a menos por unos artículos que escribió en la Gaceta Musical de Paris atacando el mundo musical italiano, especialmente a Rossini, por lo cual fue declarado persona non grata.

NARRADOR: La relación con la Condesa había comenzado a deteriorarse,¡demasiada responsabilidad que imponían ahora cinco niños !, era un impedimento en la realización de su carrera y viajes. Se repetían razones o excusas por lo cual discutir:

ACTRIZ:“Franz, anoche después de tu concierto, camino a casa, no me dirigiste la palabra, ¿por qué tanta frialdad?” ¿Por qué tienes que ir a tocar todos esos conciertos de beneficencia que te alejan tanto de nosotros?”

NARRADOR: En una carta Liszt le escribe:
“Marie! Marie! Déjame repetir ese nombre cien veces, mil veces. Por tres días ha vivido en mi interior, oprimiéndome y quemándome… Cielo, infierno, todo, todo en tí y de nuevo en tí… , debemos vivir con toda nuestra vivencia, amor, y toda nuestra congoja!
El día en que puedas decirme con toda tu alma, con todo tu corazón, toda tu mente: “permitámonos borrar, olvidar para siempre, cada cosa incompleta, penosa, y acongojante del pasado; permitámonos ser todo para el otro, porque ahora te entiendo y perdono tanto cuanto te amo”- ese día, y puede ser pronto, volaremos lejos del mundo, viviremos, amaremos y moriremos el uno por el otro solamente.”

ACTRIZ: Esas palabras pertenecían a un amor que agonizaba.

NARRADOR: Sus dos vidas parecían dos pianos desafinados !!!

ACTRIZ: Ella regresó a Paris con los niños y él …siguió su vida de trotamundos prácticamente por cada rincón de Europa.

CLARA TOCA SONETO 104 del PETRARCA de LISZT

ACTRIZ: Medallas, condecoraciones, sables y espadas de oro le fueron obsequiadas.Fue tan aclamado y amado como el pequeño Mozart lo fue en su tiempo.

NARRADOR: En una carta dice ”Praga es la ciudad que tiene el mejor gusto musical. En éste momento la aristocracia está encantada conmigo; las mujeres están a mi disposición, los hombres ceden a ésta situación con cierto humor”. Liszt hizo varias giras en Rusia con gran éxito. Al principio, el público lo encontró un poco excéntrico, allí a nadie se le hubiera ocurrido llevar una melena semejante y mucho menos adornarse las solapas con cuanta condecoración hubiera pero todas éstas especulaciones eran olvidadas cuando Liszt comenzaba a tocar, sencillamente: enloquecían bajo su hechizo.

ACTRIZ: Con sus conciertos hizo mucho dinero y llegó a hacerse construir un carruaje que ha debido ser casi una caravana en donde había una habitación y un estudio que contenía un piano.

NARRADOR: En ésta época su número de corbatas ascendió a trescientas sesenta y cinco. Una diferente para cada día del año.

NARRADOR: No volvió a Paris por un tiempo para evitar encontrarse con Madame d’ Agoult y se quedó viajando por el área mediterránea, acompañado por su amante del momento, Lola Montes.

ACTRIZ: Esa vida errante y de popularidad indiscriminada lo empezó a cansar. ¨Mi vida parece que va a ser una infinita búsqueda.

NARRADOR: “Siento que estoy marcado por una inutilidad que me pesa.¿Es que estoy condenado a éste trabajo de juglar de por vida?”

CLARA TOCA DESTILADO DE VALS DE RICARDO TERUEL

NARRADOR: El Gran Duque Carlos Augusto de Viena, le ofreció la posición de director musical de Weimar

ACTRIZ: Antes de tomar su puesto debía finalizar una de sus giras en Rusia y luego de su último concierto en Kiev encontró una cálida carta en su camerino que contenía 100 rublos.

NARRADOR:  Cien Rublos Fuertes

ACTRIZ: Al día siguiente fue a agradecerle el gesto a la remitente…su vida y destino fueron sellados…una vez más.

NARRADOR: Su nombre: Princesa Carolina de Wittgenstein 8 años menor que él, casada, pero separada de un príncipe millonario ruso adjunto al zar.

ACTRIZ: Una persona muy seria, gran lectora y religiosa como Liszt y como buena religiosa lo invitó a quedarse en su mansión donde estuvieron juntos por varias semanas.

NARRADOR: Ella lo seguiría apenas vendiera sus propiedades y se divorciara, pero el gobierno no le otorgó los permisos ni siquiera para salir de Rusia por lo que se escapó para encontrarse con Liszt en la ciudad donde vivirían por los próximos 12 años.

ACTRIZ: Liszt se dedicó a la composición y a montar y estrenar todas las óperas posibles. Admiraba y apoyaba a Wagner de quien decía que estaba componiendo la música del futuro.

NARRADOR: Así mismo se convirtió en el primer director de orquesta moderno y creó la orquesta como la conocemos hoy en día. Estos fueron los años de la invención de los poemas sinfónicos al igual que de la Sonata en Si menor para piano, obra suprema!

Escuchemos un fragmento de la Sonata en Si menor

CLARA TOCA LA SONATA EN SI MENOR DE LISZT (aproximadamente 10′ de la primera parte)

ACTRIZ: Al cabo de 12 años se sentía defraudado por la pequeñez mental de Weimar.

NARRADOR: “Si me hubiera dedicado a complacer únicamente al gusto de las grandes pelucas los periódicos no me hubieran insultado como lo han hecho”.

ACTRIZ: El encontraba consuelo en el amor de la Princesa, en la música y en la religión, esperaban poder casarse por lo que hicieron un viaje al Vaticano. La boda seria celebrada el día de los 50 años de Franz, en la iglesia San Carlos el Corso. En la víspera del matrimonio un enviado del Papa les anunció que ella estaba todavía técnicamente casada en Rusia y que su marido se oponía a la boda.

NARRADOR: ¡¡¡ Qué decepción tan horrible sufrieron este par de seres. Decidieron vivir separadamente, pero siempre mantuvieron una estrecha relación hasta el fin de sus vidas.

CLARA TOCA CARMEN ROSA DE FEDERICO RUIZ

NARRADOR: Liszt, por las circunstancias de su vida fue arrojado muchas veces a situaciones que tienen similitud con Fausto, él era Mefistófeles también, Negoció su talento con falsos dioses no siempre recibiendo el resultado deseado,

ACTRIZ: En la última etapa de su vida tenía la apariencia de un mago, aparte, vestía una sotana de monje. Llegó a recibir la Orden Provincial Franciscana en el Vaticano y produjo una gran cantidad de obras religiosas.

NARRADOR: Después de vivir en un apartamento en éste exclusivo “hospedaje” lo instalaron en la Villa Del Èste en donde pasó temporadas cada año por veinte años. En realidad le hubiera gustado que lo nombraran director musical del Vaticano pero su pasado -y presente- escandalizaría a Roma.

CLARA TOCA  VALS No 1 DE JUAN CARLOS NUÑEZ

ACTRIZ: El Duque de Weimar lo volvió a contratar y al mismo tiempo los húngaros lo invitaron a crear la Academia de Música de Budapest dos cargos que recibió gustoso, después de sus retiros en Roma se sentía revitalizado y libre…otra nueva princesa lo aguardaba, viuda, con niños, pero ardiente. La Baronesa Olga Meyendorff. Pero esa no sería la única Olga que ocuparía parte de su espíritu, hubo al mismo tiempo Olga La Cosaca.

NARRADOR: Esta joven no le temía a la naturaleza, cazaba lobos, domaba tigres, recorría la estepa a lomo de sus caballos árabes pura sangre, anarquista, atea, hacía disecciones de animales y sin poseer el talento necesario quiso ser también pianista … fracaso total !!!

ACTRIZ: En su primer encuentro con Liszt aceptó fumar un tabaco y al notar las figuras de un cristo y una virgen le preguntó al maestro si a “ellos” no les importaría el humo a lo que Liszt le respondió:

NARRADOR: “Mi niña, para ellos eso es simplemente otro tipo de incienso”

ACTRIZ: Lizst quiso terminar esa relación

NARRADOR: Ella se apareció en su apartamento de Budapest con una pistola, quería asesinarlo y matarse ella. Liszt llegò a decir que al lado de ésta muchacha George Sand era una tímida escolar.

CLARA TOCA DANZA DEL GAUCHO MATRERO DE GINASTERA

NARRADOR: una joven estudiante de piano norteamericana, AMY FAY , recorre Alemania con la idea de estudiar con el maestro

ACTRIZ: ¡Esta noche he ido al teatro y lo he visto! Liszt es el hombre más buenmozo e interesante que uno se pueda imaginar. Alto y delgado, con ojos profundos, cejas pobladas y pelo gris, largo, el cual lleva con una carrera por el centro. Su boca sube en las comisuras, lo que le da una expresión inteligente y a la vez Mefistofélica cuando sonríe, su manera y porte tienen una elegancia casi Jesuita. Sus manos son delgadas, con largos dedos que parecen tuvieran más articulaciones que las de las demás personas. Son tan flexibles y suaves que me pone nerviosa verlas.

Nunca he visto maneras tan refinadas como las de él. Cuando se paró para irse de su palco, por ejemplo, después de sus “adieux” a las damas, se puso una mano en el corazón e hizo una venia, sin exageración, simplemente con un aire cortes, el cual te hace pensar que ¡no hay otra manera de despedirse de una mujer!

ACTRIZ CAMINA POR EL ESCENARIO, PENSANDO, LUEGO AL PÚBLICO:

Él es todo espíritu, pero la mitad del tiempo –por lo menos-, ¡un espíritu burlón! Para la primera lección, casi me morí cuando llamó: “La americana, al ruedo” Toqué como si estuviera poseída. Me dijo “Bravo, tocaste con valentía”

NARRADOR: Liszt no se hacia pagar por las lecciones, él era demasiado importante y grandioso para esas pequeñeces!

NARRADOR: En su casa no se ponía el abrigo de monje hasta los pies, usaba uno más corto el cual se le veía más artístico y más…sexi. Decía que cuando tocaba lo hacia para la gente que se sienta en la galería – “gallinero”-, para que ellos también pudieran disfrutar, entonces sacaba un sonido no muy fuerte pero penetrante…

ACTRIZ: Nunca habla de técnica en las clases, solo de interpretación, pero me acuerdo del día que me dijo ”Señorita, por favor, no mueva las manos como si estuviera batiendo huevos para hacer una tortilla, ”

NARRADOR: Un día, la princesa Caterina estaba tocando y a él le pareció tan abominable que le arrebató la partitura y la tiró al suelo. La princesa, muy elegante, no se alteró pero lo miró firmemente y le dijo:

ACTRIZ: ¿Y ahora quién la va a recoger de allí?

NARRADOR: Bueno, Liszt se tuvo que agachar y recogerla, como castigo se impuso a si mismo darle no Una sino DOS clases seguidas a la princesa.

ACTRIZ: Su naturaleza es la compasión, él es exquisito, GLORIOSO! ningún mortal se puede comparar a LISZT.

CLARA TOCA VALS POETICO de ERNESTO LECUONA

NARRADOR: Liszt tuvo otros grandes y tormentosos amores y un día le dijo a su nieto: “El gran éxito de mi vida fue el nunca haberme casado”.

ACTRIZ: Liszt estaba en Paris, tenía casi 60 años y todo el mundo sabía que detestaba la noción de niños prodigios

NARRADOR: “No tengo tiempo para esos que “llegarán a ser artistas” “esas criaturas nunca llegan a nada”.

ACTRIZ: cuando le llevaron a una niña de 12 años para que la oyera, Teresa Carreño. Contra su voluntad la escuchó y poniendo sus manos sobre la cabeza de Teresita dijo:

NARRADOR:“Dios te ha dado su don mas grande, te ha dado genio. Trabaja duro y con el tiempo te convertirás en uno de nosotros”.

ACTRIZ: Teresa Carreño decía que nunca olvidó el peso de las manos del gran maestro sobre su cabeza.

CLARA TOCA MI TERESITA DE TERESA CARREÑO

NARRADOR: “Siempre un solo y único pensamiento tengo en mi corazón: Morir, morir, siempre y constante, esa imagen en mi alma, morir, morir. Como recuerdo, como futuro, como esperanza: morir,”

ACTRIZ: Para él, la muerte es un telón que sube y deja pasar la luz. Es una imagen obsesiva, es la verdadera alegría o tristeza presente en su música.

NARRADOR: Liszt murió en 1886 en Beyreuth satisfecho de haber presenciado una exitosa producción de Tristàn.

CLARA TOCA EL VALS DE MEFISTO DE LISZT

OSCURIDAD TOTAL DE LA SALA CON EL ACORDE FINAL DE LA PIEZA

Fotografía por Antolín Sánchez

Clara Rodríguez: “Vamos a hacer el Schumann”

Prensa FundaMusical Bolívar
Esa fue la frase con la que el maestro José Antonio Abreu invitó a la pianista venezolana Clara Rodríguez a tocar de nuevo en su país. La solista caraqueña, residenciada desde hace muchos años en Londres, se reencuentra así este jueves 31 de julio por tercera vez con la Sinfónica Simón Bolívar

Clara Rodriguez “Vamos a hacer el Schumann”

Cada vez que alguna de las orquestas y coros de El Sistema recorre distancias hasta otros países y continentes no solo está mostrando el arduo trabajo musical hecho en casa. Se convierte en una valiosísima plataforma para el intercambio cultural, por supuesto, pero también en una no menos importante oportunidad: la del reencuentro entre colores, recuerdos, raíces y calor humano entre venezolanos. Así ocurrió en el caso de la prominente pianista venezolana Clara Rodríguez, quien este jueves se adueñará de la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional del Centro de Acción Social por la Música (Cnaspm) con el Concierto para piano y orquesta en la menor Op. 54de Robert Schumann. Esta caraqueña es la primera en el público en los conciertos de las agrupaciones de El Sistema en la capital británica, y el pasado mes de junio, cuando la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela (SJTCV) volvió a Londres (Inglaterra), no fue la excepción.

“Después del concierto tuve un encuentro muy emocionante con el maestro José Antonio Abreu y me preguntó cuándo venía a Venezuela y qué quería tocar. Le dije que tenía preparado el Ravel y el Schumann, y me dijo: ´Vamos a hacer el Schumann´”. Esta deferencia e invitación no es solo por la raíces en común. A pesar de que Rodríguez se formó como pianista fuera del perímetro creado por El Sistema, está unida inexorablemente a su existencia: fue testigo en la década de 1970 cuando el maestro Abreu, “jovencito”, llegó a una de sus clases de armonía con el director del conservatorio Juan José Landaeta, Ángel Sauce, a conversar con él sobre “su proyecto de orquestas”; luego, alrededor de 1982, la primera concreción de esa visión, conformada como Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, le acompañó en su primer concierto solista con orquesta en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño; más adelante, en la década de 1990, se juntaron nuevamente en el escenario con el Concierto para piano y orquesta de Federico Ruiz. Esta elegante y delicada pianista venezolana que en 1980 fue a estudiar al Royal College of Music de Londres y que hoy es profesora de esa prestigiosa institución, ha consolidado una importante carrera como solista. Ha recorrido el mundo con las teclas como equipaje, y también, por supuesto, con un sólido repertorio barroco, clásico y romántico. Sin embargo, su principal pasaporte ha sido la música venezolana, y así lo ha dejado establecido en sus ocho producciones discográficas, cinco de ellas con el reconocido sello inglés Nimbus.

¿Cómo posiciona usted al Concierto en la menor de Schumann dentro del repertorio para piano?

Se considera la columna vertical del repertorio pianístico romántico. El primer movimiento es muy lírico, la orquesta tiene muchos solistas. Es de gran belleza. Schumann estaba muy enamorado de Clara, quien se convertiría en su esposa. Se lo escribió a ella. Siempre hay jueguitos de ternura, pasión, amor. Es una obra muy completa; la cadenza es casi una tocata estilo Bach. Con él Schumann se sale de los patrones que venían de Mozart, Beethoven, aunque conserva texturas.

Se reencuentra con la Sinfónica Simón Bolívar después de muchos años, ¿qué significa para usted estar acá, en la Sala Simón Bolívar, con una orquesta que pertenece a un movimiento vio nacer?

Me siento en casa… totalmente feliz de poder tocar en casa con esta orquesta maravillosa. Cada vez que ellos van a Londres, voy a los conciertos. La primera vez que tocó la Sinfónica Simón Bolívar en Los Proms, la BBC me llamó para comentar la transmisión del concierto en la radio porque me relacionan con El Sistema por ser pianista y venezolana. Entonces para mí, estar aquí hoy, después de que en los ´90 también toqué con ellos el primer Concierto para piano y orquesta de Federico Ruiz, y después de haber tocado en febrero de este año con la Sinfónica de Juventudes Francisco de Miranda, es genial. Esta invitación para tocar el Schumann es otro reencuentro. Además, trabajar con el director Jordi Mora ha sido excelente. Es un músico que reflexiona mucho sobre las frases, la dirección de la música, hacia donde va cada cosa. Hemos trabajado muy bien juntos.

A pesar de que ha viajado por el mundo con sus conciertos de piano solo y el repertorio académico de su instrumento, nunca ha dejado fuera la música de su país…

Sí, en Venezuela hay varios colegas que se han encargado de trabajar con nuestra música. Mi trabajo se ha enfocado en internacionalizarla; la he grabado con sellos internacionales. Creo que el primer disco de piano solo hecho fuera del país con repertorio popular, fue el que hice de Moisés Moleiro, de 75 minutos. En ese momento el público extranjero decía: “¿Venezuela, música venezolana?”, pero a ellos y a la crítica les fascinaba lo que escuchaban. Cuando yo me presentaba en diferentes países; Egipto, India, Siria, Túnez, lo hacía con eso, que era música que nadie conocía, claro que combinada con música clásica. Siempre me preguntaba cómo la iban a recibir. En ese momento era quizás un discurso un poco político, porque Venezuela no era conocida. Estamos hablando antes de que El Sistema fuera muy conocido, antes de que la Simón Bolívar fuera a los Proms la primera vez. Yo siento ese momento crucial, porque la gente comenzó a saber que Venezuela tenía música, y eso, incluso para mi trabajo, ha sido muy importante. Venezuela es reconocida ahora afuera por el éxito de las orquestas, y como un país musical de altísimo nivel.

A propósito lo último que menciona y de la visión que le da vivir fuera del país, ¿cómo ve lo que está pasando musicalmente?

Es extraordinario. Creo que es lo más grande que ha sucedido en música a nivel internacional. Yo no creo que haya un movimiento más grande que este en el mundo. Desde afuera ves en las orquestas venezolanas energía, organización, talento… un muy, muy alto nivel, y la gente lo admira mucho. Sé que los estudiantes ingleses quieren muchísimo a El Sistema. Sé que son admirados y queridos por todo el mundo. Hay pocas palabras para describir lo que significa, porque que tengas cinco mil muchachos tocando en orquestas entre Guarenas y Guatire (de eso me enteré cuando toqué con la Sinfónica de Juventudes Francisco de Miranda), es impresionante. Verlo desde afuera es la alegría, colorido, pero eso es simbólico. Vivir lo que se hace detrás de eso es muy, muy importante, y musicalmente, excelente. Cuando lo ves desde adentro te das cuenta que estás dentro de un sistema educativo. Esto es una escuela y no solo de música. Y, además, El Sistema ha sabido llevar eso hasta todo el país… ¡Guasdualito! En cualquier pueblo o ciudad, por recóndito que sea, hay muchachos de 14 años locos por tocar Bach… ¡es increíble!

Usted da clases en el Royal College of Music, así que cuando dice que los estudiantes ingleses admiran mucho a los músicos de El Sistema, lo dice con propiedad, ¿qué cree que admiran?

Sí, lo veo en los conciertos y se me han acercado muchos diciéndome que quieren venir para acá. Saben que son muy buenos, excelentes y ellos saben lo difícil que es eso. También les gusta mucho su energía y vitalidad.

¿Cómo se siente usted cuando recibe y observa tales manifestaciones?

Pues yo estoy muy orgullosa… y justo ahorita casi no aguanto las ganas de llorar.