Entrevista de Clara Rodríguez para la revista Pianist. Por Erica Worth

 Abril-mayo de 2014. No 77

Pianista Trabajando

Entrevista con CLARA RODRIGUEZClara-08

A los lectores de Pianist les encanta cuando presentamos repertorio español dentro de las publicaciones . Y como verán, contamos con ‘ Granada ‘ de Albéniz en esta edición . Hablamos con la pianista venezolana Clara Rodríguez , experta en el campo del repertorio pianístico español y latinoamericano. 

Cuéntenos un poco acerca de su pasado y cómo comenzó a tocar y a promover el repertorio español / latinoamericano?

Empecé a estudiar música a la edad de 6 años , en Venezuela , como en la mayoría de los países latinos , tenemos un año preliminar de solfeo (el método de lectura de la música ), que junto al de dictado musical y la teoría nos da una base sobre la que podemos comenzar a aprender un instrumento. A los 7 me presentaron a mi primera profesora de piano , Guiomar Narváez , que es una apasionada defensora de tanto el repertorio de piano tradicional como de las composiciones de Venezuela y de América Latina. Para ser honesto, cuando era niña me encantaba tocar más que nada Bach, Scarlatti , Couperin, Mozart , Beethoven , Chopin y Debussy y sólo me conecté a los estilos latinos más populares mucho más tarde aunque tengo que señalar que me pareció que había una gran profundidad en las piezas para niños por autores venezolanos me dieron a conocer desde el principio , las obras de Flor Roffe , Antonio Estévez, Inocente Carreño , Teresa Carreño , Alberto Grau, Modesta Bor, Moisès Molerio , Antonio Lauro, Angle Sauce, fueron todos aprendidos con gran cuidado y amor. De hecho,tuve la dicha de conocer a algunos de esos maravillosos compositores en mi infancia y los recuerdo con mucho cariño .

Durante mi adolescencia escuché muchas canciones populares de latinoamérica y también tuve la suerte de ver cómo los artistas y el público estaban tan enamorados de esa música fuese escuchando o bailando el repertorio popular latinoamericano. Eso me fascinó y me dieron ganas de transmitir toda esa energía en mi forma de tocar el piano.

 

Usted creció en Caracas, pero se trasladó a Londres para estudiar en el RCM . ¿Con quién estudió ? ¿Y cómo influyeron sus profesores en su forma de tocar ?

Yo era una adolescente que iba a la escuela secundaria en la soleada Caracas y en las tardes/noches solía ir al conservatorio de música, cuando de pronto vi un anuncio en el periódico : audiciones se celebrarán la semana que viene ( en Venezuela ocurren cosas repentinamente o nunca ! Jejeje !) , me preparé tanto como pude y me presenté delante de Michael Gough Matthews y Barbara Boissard , los entonces directores de la Royal College of Music , toqué un programa de piezas que incluyó un  Preludio y Fuga del libro II del ” El 48 ” de Bach , el Estudio Op . 10 n º 1 de Chopin y algunas otras obras. En ese concurso gané una beca para venir a Londres y se decidió que tendría a Phyllis Sellick como profesor de piano . La primera vez que vi a Phyllis fue en la televisión porque ella era parte del jurado del Concurso de Piano de Leeds. Ella era una artista inmensa , generosa y exigente, que tenía el más alto nivel de tocar el piano que he conocido, su maestría musical siempre fue dirigida hacia la belleza del sonido , los contrastes en el estado de ánimo y el profundo conocimiento y la interpretación de la partitura. El respeto absoluto hacia las ideas de los compositores era una regla. En una palabra : Phyllis me enseñó el arte de tocar el piano; ella está siempre en mi mente cuando estoy aprendiendo piezas . De hecho, aplico su acercamiento a las obras a casi todo lo que toco .

Toca los ‘clásicos’ también, como Beethoven , Bach … ¿Son igualmente importantes en su vida piano?

Ellos son parte de mi vida diaria. Yo no podría vivir sin ellos !

¿Cree usted que tiene que hay que ser de origen español / latinoamericano para tocar bien estos compositores ?

Ya no! Es una curva de aprendizaje , por supuesto, y hay que escuchar toda la música que uno  pueda y luego hacer las piezas de uno. Hay que estar consciente de dónde los acentos caen en la frase ( ese el secreto! ) Es muy diferente a la sensación de de la música europea , donde casi siempre los acentos estarán en el primer tiempo . Uno tiene que entender también que cada baile tiene sus propias características. Ritmos como el 6/8 y ¾ por lo general se encuentran alternativamente en esos bailes y a veces a la métrica de un ritmo de 5/8  de un merengue venezolano, tendrá que adaptarse a un ritmo ¾  que se encuentra en la izquierda ! Usted tiene que comenzar a sentir estos ritmos en su cuerpo. es algo físico.

¿Cree que hay una gran cantidad de este tipo de repertorio que es subestimado o desconocido ? Hábleme de algunas joyas ? ¿Y cómo pueden los lectores de Pianist encontrar estas obras?

Hay una gran riqueza de piezas por explorar , el principal problema es que no todas están publicadas o son accesibles. Siempre estoy en en el proceso de hacerpublicaciones para piano con ese precioso repertorio para paliar esta situación . También he grabado CDs ( Nimbus Records ) de la música que nunca se había registrado antes y que el público ama, la música de Teresa Carreño , Moisès Moleiro o Federico Ruiz son gemas para mí.

Los mantendremos informados sobre las ediciones !

 Cualquier sugerencia de qué escuchar o ver ?

En la música española Alicia De La Rocha sigue siendo la referencia , escuchen sus grabaciones de la Suite Iberia .

Otro ejemplo excelente es el guitarrista John Williams, quien es australiano y ha estudiado ampliamente la música venezolana .

Sin ser demasiado chovinista Invito a los lectores de la Revista Pianist  a visitar mi canal de Youtube donde he añadido algunos conciertos en vivo ( que no se encuentran en CDs ) de música de diferentes compositores latinoamericanos que espero que disfruten.

http://www.youtube.com/user/Venpianista

 

¿Qué técnicas necesita un pianista para tocar compositores como Albéniz, Granados, Ginastera , etc?

Imaginación ! Visualice los vastos paisajes de América Latina , leer poesía española y latinoamericana , ir a ver pinturas de Goya y el baile flamenco con el fin de entender de dónde deriva  todo esto.

Usted tendrá que tener dedos de acero para las danzas de fuego y a la vez de seda para los cantabiles . Creo que lo que estoy tratando de decir es que se necesita producir diferentes “colores ” en el sonido de piano

 

 ¿Existen todavía desafíos técnicos / dificultades ?

Yo diría que cada pieza que se toca es un desafío. Tomo mucho tiempo aprendiendo piezas. Cuando yo comienzo una nueva puede ocurrir que  piense “aprenderé esto muy rápido “, pero luego, cuando voy por medio camino empiezo a pensar que estoy muy lejos de saberlo realmente … es complicado ! Algunas piezas técnicamente difíciles son a veces más fáciles de practicar , ” se meten en los dedos ” , al contrario de las  más abstractas o lentas donde no hay memoria física.

 

En el  CD que acompaña esta revista, hemos colocado el surco La Dulzura de tu Rostro , por Ramón Delgado Palacios, de su álbum “Venezuela” . Cuéntenos un poco acerca de esa pieza.

Gracias por elegir esa hermosa pieza. Me parece que La dulzura de tu Ramón Delgado Palacios (1863-1902) define musicalmente el siglo 19 en Venezuela por su romanticismo y expresividad lírica combinada con un acento típico venezolano dada por la figura rítmica presente en el acompañamiento. Ramón Delgado Palacios era un notable pianista y profesor de renombre. Había estudiado en el Conservatorio de París con un alumno de Chopin. Además de tocar el piano , también tocaba el órgano con tal maestría que las caraqueñas , asistían a la misa las 10 am en la Iglesia San Francisco , en gran número , sólo para escucharlo tocar . Delgado Palacios escribió 45 piezas para piano y 17 para orquesta, música de cámara y obras vocales .
Grabé esta pieza en mi CD” Venezuela ” (CD NI6122 ); en este disco se puede encontrar una colección de obras de 18 compositores diferentes, que abarcan tres siglos de composición , las piezas se basan en los tres principales géneros populares venezolanos : el vals , el joropo y el merengue .

 

¿Puede nombrar 5 piezas para piano que son “esenciales” para el pianista aficionado- de un nivel de grado intermedio 4-6 ?

Federico Ruiz : La peruanita ( o cualquiera de las piezas para niños menores de 100 años de edad – Spartan Press)

Ernesto Lecuona : Alhambra (Suite Andalucía )

Heitor Villa- Lobos: Cualquiera de la Prole do Bébé piezas

Alberto Ginastera : Danza de la moza Donosa

Enrique Granados : Oriental No 3 ( Danzas españolas )

 

¿Planes para este año?

Este año he sido invitada a tocar con orquestas de El Sistema, que está celebrando su 39 aniversario, este es un proyecto precioso porque como ustedes saben ellos tienen un alto nivel, pero también están dispuestos a aprender  y son muy flexibles y abiertos a nuevas ideas . También voy a tocar recitales como solista con mi habitual mezcla de la música europea y latinoamericana en los programas.

 

Háblenos de su festival de verano en Caracas? ¿Cómo surgió eso ?

Yo estuve involucrada en la compra de un hermoso Steinway de Concierto que viajó desde el Royal Festival Hall de Londres a Caracas al Teatro Teresa Carreño . En este piano muchos conciertos se tocaron y cuenta en muchas grabaciones realizadas por los más grandes pianistas internacionales. Dadas estas características he creado un festival en Caracas que he llamado ” Un piano de leyenda ” el año pasado . Para este año estoy muy emocionada de anunciar que tres orquestas diferentes participarán , nueve conciertos para piano y orquesta serán interpretados por diferentes pianistas ,habrá  recitales y clases magistrales .

¿Cuánto de su vida le dedica a la enseñanza? ¿Le  gusta? ¿Aprende de ella?

Disfruto mucho dando clases , yo enseño a personas encantadoras de todas las edades que por lo general se convierten en mis amigos a largo plazo. También me encanta dar clases en el Departamento Juvenil del Royal College of Music a mis muy talentosos estudiantes .

 

 

Hemos oído que va a grabar un CD Villa Lobos . Sabemos poco de su música para piano solo . Díganos si hay algunas piezas accesibles para aprender?

Las piezas que voy  a grabar pronto son muy difíciles , pero como he mencionado anteriormente, hay piezas interesantes y cortas en la suite Prole do Bébé también en Cirandinhas .

 

¿Cuántas horas al día practica?

Todo depende de los programas que esté preparando y de las demandas que las actividades externas me permitan, pero en días normales 3 horas pueden estar bien y a veces 8 horas en un día no son suficientes .

 

Qué piano tienes?

Fue un regalo de unos señores ingleses -nunca los olvidaré! es un modelo “O” de marca Steinway del año 1911 . ¡Me encanta!

 

Metas  o sueños?

Tocar muchos conciertos !

Erica Worth
Editor

Pianist Magazine

Photography by Antolín Sánchez

Clara Rodríguez is interviewed by Pianist Magazine’s editor Erica Worth. April-May 2014 issue

Pianist at Work issue 77 (April/May 2014)

Interview with CLARA RODRIGUEZ

Pianist readers love it when we present Spanish repertoire inside the Scores. And as you’ll see, we feature Albeniz’s ‘Granada’ inside this issue. We speak to Venezuelan born pianist Clara Rodriguez, an expert in the field of Spanish and Latin American piano repertoire

Tell us a bit about your past and how you fell into the groove of playing and performing Spanish/Latin American repertoire?

I started studying music at the age of 6, in Venezuela as in most Latin countries, we have a preliminary year studying solfeggio (the “sol-fa” method of reading music) which next to musical dictation and theory gives us a base upon which we can start learning an instrument. At 7 I was introduced to my first piano teacher, Guiomar Narvaez who is a passionate advocate of both the traditional piano repertoire and of the Venezuelan and Latin American output. To be honest, as a child I loved playing lots of Bach, Scarlatti, Mozart, Beethoven, Chopin and Debussy and only connected to the more popular Latin styles later on although here I have to point out that I found great depth in the children pieces by Venezuelan authors I was given to learn from the very beginning, works by Flor Roffe, Antonio Estevez, Inocente Carreño, Teresa Carreño, Alberto Grau, Modesta Bor, Moisès Molerio, Antonio Lauro were all learnt with great care and love. I actually met some of those wonderful composers in my childhood and I remember them with much affection.

During my adolescence I listened to many songs and also was lucky to see how performers and public were so much in love with performing, listening or dancing the popular Latin American repertoire. All that fascinated me and made me want to convey all that energy in my piano playing.

 

You grew up in Caracas, but moved to London to study at the RCM. Who did you study with? And how did they influence your playing?

I was a teenager going to secondary (high) school in sunny Caracas and in the afternoons I used to go to music conservatoire, when suddenly I saw an advert on the newspaper: auditions would be held the following week (in Venezuela things happen suddenly or never! Hehehe!), I prepared as much as I could and presented in front of Michael Gough Matthews and Barbara Boissard, the then Directors of The Royal College of Music, a programme of pieces that included Bach Prelude and Fugue from the Book II of “The 48”, Chopin Study Op. 10 No 1 and some other works. I was given a scholarship to come to London and it was decided that I would have Phyllis Sellick as piano teacher. The first time I saw Phyllis was on TV because she was part of the jury of the Leeds Piano Competition. She was an immense artist, generous and demanding, she had the highest standard of piano playing that I have ever come across, her musicianship was always directed towards the beauty of sound, contrasts in mood and the deep understanding and interpretation of the score. Absolute respect towards the composer`s ideas was a rule. In a word: Phyllis taught me The ART of piano playing ; she is always on my mind when I am learning pieces. I actually apply her approach to nearly everything I play.

We know that you of course play the ‘classics’ too, such as Beethoven, Bach and so on. Are they both equally important in your piano life?

They are part of my daily life. I could not live without them!!!

Do you think you have to be of Spanish/Latin American origin to play these composers well?

Not any more! It is a learning curve of course and one must listen to as much music as one possibly can and then make the pieces your own. One has to be aware of where the accents fall in the phrase, (that`s the secret!)  It is very different to the European feel where nearly always the accents will be on the first beat. One has to understand too that every dance has its own characteristics. Rhythms such as 6/8 and ¾ are usually found alternatively in those dances or sometimes to the right hand 5/8 rhythm of a Venezuelan Merengue you will have to fit in a ¾ rhythm with the left! You have to start to feel these rhythms in your body.

Do you think there’s a lot of this type of repertoire out there that is underrated or unheard of? Tell me about some gems? And how can readers of Pianist find these works?

There`s a wealth of pieces out there to be explored, the main problem is that they are not all published or accessible. I`m in the process of making piano albums with lovely repertoire to alleviate this situation .I have also made CDs (Nimbus Records) of  music that had never been recorded before and that the public loves, the music by Teresa Carreño, Moisès Moleiro or Federico Ruiz are gems to me.

I`ll keep you posted about the editions!

 Any suggested listening or watching?

In Spanish music Alicia De La Rocha is still the reference, listen to her Iberia Suite recordings.

Another excellent example is guitarist John Williams who is Australian and has studied Venezuelan music extensively.

Without being too chauvinist I would invite Pianist Magazine readers to visit my Youtube Channel, I have added some live concert performances (not yet found on CD) of music by different Latin American composers that I hope you will enjoy.

http://www.youtube.com/user/Venpianista

What techniques does a pianist need in order to play such composers as Albeniz, Granados, Ginastera etc?

Imagination! Visualize the vast Latin American landscapes, read Spanish poetry, go to see Goya paintings and flamenco dancing in order to understand where all this stems from.

You will need to have steely fingers for the fiery dances and silky paddy ones for the cantabiles. I think that what I am trying to say is that you need to produce different “colours” in your piano sound

 With regards to your playing, do you have technical challenges/difficulties?

I would say that EVERY piece one plays is a challenge. I take ages learning pieces I`m afraid. When I`m starting one it might happen that I think ”I`ll learn this really quickly” but then when I`m halfway learning it I begin to think that I`m really far from really knowing it…it is complicated! Some technically challenging pieces are sometimes easier to practice and therefore they “get into your fingers” better than slow more abstract one where there`s not much physical memory.

On our covermount CD, we have placed the track La Dulzura de tu Rostro, by Ramon Delgado Palacios, from your Venezuela album. Tell us a bit about that piece.

Thank you for choosing such a beautiful piece. I find that the waltz La dulzura de tu rostro by Ramòn Delgado Palacios (1863-1902) defines musically the 19th century in Venezuela for its romanticism and lyrical expressiveness combined with a typical Venezuelan lilt given by the rhythmical figure present on the accompaniment.Ramón Delgado Palacios was a notable pianist and a renowned teacher. He had studied at the Paris Conservatoire with a pupil of Chopin. Besides playing the piano, he also played the organ with such mastery that the Caraqueñas , attended the 10 a.m. mass at San Francisco Church, in great number just to hear his playing. Delgado Palacios wrote 45 piano pieces and 17 for orchestra, chamber music and vocal works.

I recorded this piece on my “Venezuela” (CD NI6122); in this album you can find a collection of pieces by 18 different composers spanning three centuries of composition, the pieces are all based on the three main Venezuelan popular genres: the waltz, the joropo and the merengue.

Can you name 5 piano pieces that are a ‘must’ for the amateur pianist to learn – of an intermediate grade 4-6 standard?

Federico Ruiz : La peruanita (or any of the Pieces for Children under 100 years of age – Spartan Press)

Ernesto Lecuona: Alhambra (Suite Andalucia)

Heitor Villa-Lobos: Any of the Prole do bebe pieces

Alberto Ginastera: Danza de la moza donosa

Enrique Granados: Oriental No 3 (Danzas españolas)

What are you up to this year?

This year I have been invited to play concerti con orchestras from El Sistema that is celebrating its 39th anniversary, this is a lovely project because as you know they have a fantastic high level but they are also eager to learn from you and are very flexible and open to new ideas. I will also play solo recitals with my usual mixture of European and Latin American music in the programmes.

Tell us about your summer festival in Caracas? How did that come about?

I was involved in the purchase of a beautiful Steinway Concert Grand that went from the Royal Festival Hall to Caracas`s Teresa Carreño Theatre. On this piano many concerts were played and features on many recordings made by the greatest international pianists. Given these characteristics I created a festival in Caracas that I have called “A legendary piano” last year. For this year`s edition I am very excited to announce that four different orchestras will participate, twelve piano concerti will be performed by different pianists, recitals and master classes will also be part of this festival.

How much of your ‘pianist’ life is about teaching? Do you enjoy it? Do you learn from it?

I enjoy teaching very much, I teach lovely people of all ages that usually become my friends in the long run. I also love teaching at the Junior Department of the Royal College of Music my very talented students.

We hear that you will be recording a Villa Lobos CD. We know little about his solo piano music. Tell us if there’s some accessible stuff to learn?

The pieces I`ll be recording soon are very difficult but as I mentioned above there are short interesting and lively pieces in the suite Prole do Bébé also in the Cirandinhas.

 

How many hours a day do you practice?

It all depends on the programmes I am preparing and on the demands external activities will allow but on easy days 3 hours will seem ok and sometimes 8 hours on a day aren`t enough.

 What piano do you own?

 A Steinway model O from 1911. I love it!

Any particular goals/dreams?

Play many concerts!

 Festival un Piano de Leyenda de Caracas address mail

https://www.facebook.com/pages/Festival-de-piano-Un-piano-de-leyenda-Piano-Festival/1419935518249764?ref=hl

Erica Worth
Editor

Pianist Magazine

Photography by Antolín Sánchez

Image:

 

There is, in my opinion a dangerous situation among Venezuelans at this time

There is, in my opinion a dangerous situation among Venezuelans at this time in which some feel entitled to think for others and judge negatively if they feel you differ from their point of view.
In the last 48 hours , I have been the victim of an attack by my colleague pianist and compatriot [name withheld] through her Twitter and Facebook accounts for a tweet I did on my own in which I quoted an article which appeared in the Guardian in March 2014.
#
Concerned with the situation in my country, seeking information where it appears and trying to draw my own conclusions as sometimes contradictory opinions are emitted by the press and private social networks. The tweet, simply said that “many of the recent protests in Venezuela would not be tolerated by any democratic government in the world.”
#
I know from experience that in the UK , where I have lived for 30 years, shredding a public space, removing manholes from avenues, putting barbed-wire across streets to kill motorbikers, cutting trees by the hundreds to build barricades and stopping the traffic, especially free access for ambulances, is not something that can be done without immediately getting a response from government forces to prevent it.
#
London was hit by a popular protest in Tottenham between 6 and August 11 2011, a revolt in which young men, enraged by the death of a neighbour at the hands of the police, set fire to establishments, set up barricades and burned cars. By the 15th of August there were a total of 3,100 people arrested, of whom 1.000 were charged with crimes against persons and property of others .
#
There were a total of five people dead, none of them law enforcement officers . I honestly do not think that a Venezuelan style “guarimba” would be tolerated in this democratic country, I am in my right to say it and should not be discredited for it. I believe that opinions can be emitted in a respectful way.
Unfortunately the lady inquestion is not interested. She could have tried to communicate with me in private, and heard my opinion, as I would hers; I guess we would have differences but also similarities in many points. Instead, she thought it appropriate to use the artistic platform to encourage hatred, division and bigotry, to act as a sort of policeman of public morals, harassing and accusing me of saying something “incomprehensible ” and ‘ unforgivable ‘ . She says that she has ‘ unmasked ‘ me, I have never worn masks (except in carnival parties) or worked with a political party, I do not receive money from anyone or any institution that isn’t music related for my teaching or concerts.
#
I have been insulted by her fanaticals (the term had never had such true ring to it), my CDs are being apparently burned and some more such deplorable actions like threats without her trying to dampen the violent reactions.

I have not studied economics or politics , but I need not have done that to be convinced that Venezuela will not get out of this awful crisis without dialogue and an attempt to at least understand the arguments and aspirations of those who disagree about the different situations of the present. A way to stop violence and its terrifying consequences is to try to see the “other” point of view, it’s a coin with two sides and one sole wish: PEACE for all .
#
To me the right to protest is sacred, but we must ask whether “guarimbas” render the results that we are all looking for which is a society of free thinkers working together to live together in harmony in true democratic spirit. Political fanaticism is dark , from any the side. Above all there is something that Venezuelans can not stop fighting for and it is the autonomy of reasoning. I invite my colleague  to a respectful exchange of views and information with the idea to opening spaces, especially the musical ones, our true vocation, the most noble of them.
#
Clara Rodriguez, London, April 1, 2014

Crónica de medios sociales

A raíz del conflicto creado por una persona (ver articulo https://pianistclararodriguez.wordpress.com/2014/05/05/624/)

recibí mensajes de personas de muy baja educación, con insultos llenos de odio y obviamente llenos de ignorancia. La mayoría se dejaba llevar por lo que aquella “gendarme de la conducta” les había dicho al tergiversar de manera perversa un enunciado que se refería a las guarimbas venezolanas y cómo en otro país eso no hubiese sido tolerado.

La política no es mi razón de ser, no me gusta, no es lo mío, pero pareciera que ahora nadie en nuestro país se salva de que lo metan en ese remolino de ideas, en esa competencia estilo partido de beisbol, a ver quien es más venezolano o quien tiene la razón. Una verdadera trifulca cotidiana en donde te aseguran, en nombre de la democracia, que te van a matar por haber escrito algo que ellos ni siquiera leyeron.

La cosa es que me ha parecido interesante y he podido observar que la gente pensante, sea del toldo político que fuere, escribe con humanidad, humildad, con decencia; en contraste hay otros que parece que estuviesen cazando cualquier polémica “política” escribir con el lenguaje más soez y elemental, muchas veces sin foto o “perfil” visible en esas redes, me dí cuenta de que algunos crean páginas para insultarte y luego las desaparecen.

A propósito de ésta situación en donde me he encontrado metida desde hace un mes -incluso hay todavía alguno que otro comentario o artículo en la prensa-, me he dado cuenta que la gente a veces no hace la diferencia entre aquella pianista y yo. Están confundidos! Es hasta gracioso. Hay otros que piensan que la señora en cuestión se va a disculpar. Todo es posible. “Nunca digas nunca”.

Desde lejos veo ese atropello más de páginas de farándula que de páginas culturales,  y reconozco sentir vergüenza de estar asociada, sin querer, con ese tipo de mundo intelectual, no lo digo con arrogancia sino con verdadera pena, inclusive, eso que llaman “pena ajena” porque así como a mí me han dicho cosas desagradables, de la persona que empezó el conflicto también han dicho frases bien feas.

La politiquería es una de las actividades favoritas de éste momento: es  extraordinariamente fácil por los medios “anti” sociales, como los llamo; cualquiera tiene la impresión de que sabe algo de eso y que la tarea consiste en repetir una y otra vez lo mismo que les dice un planfleto o el periódico del color que a ellos les gusta, si habla de muertos o si se puede llamar a alguien criminal/ asesino -es una de las que más les deleita-: mejor! y ah!  es siempre importantísimo decir que nuestro país es el peor en todo!

Cuando muchas veces uno piensa que la música clásica está en vías de extinción, pude ver con estupor que mi escrito fue leído casi doce mil veces en un día en mis páginas !, ojalá los CDs se vendieran de igual manera!

La experiencia de leer algo en tu contra, algo que ha sido manipulado y se te acusa injustamente, uno se asusta, sobre todo porque uno ha recibido páginas, a través de los años, de halagos y elogios por un trabajo hecho con gran amor y pasión, después de todo uno trabaja por y con la belleza, la ética y la estética, uno está dedicado a eso desde la niñez y uno está tan lejos de eso que se llama política.

Por esos días en que el ataque estaba “fresco” pensé en tanta gente valiosa que ha sido ultrajada y perturbada por extremistas, por ejemplo en el escritor Salman Rushdie, en la gente que ha sufrido guerras y “limpieza étnica”, en el venezolano  que recientemente ha sido caceroleado en el cementerio el día que estaba enterrando a su madre, a los niños -hoy hombres- violados por sus profesores o directores en las escuelas privadas inglesas. El terror que comienza a sentir uno del prójimo es muy triste, piensas que te han anulado y que serás atacado de nuevo.

Lo primero que me dijeron aquellos era que no me dejarían tocar más en Venezuela, y de verdad me imaginé que no podría hacerlo más.Es bien conocido que esas son consecuencias que persiguen los torturadores, ese es el acoso.

Lo que si temo que es posible es que uno de esos antisociales se ponga a dar lecos en el medio de un pianissimo para molestar en cuyo caso seguramente habrá órdenes del teatro o sala de sacarlo en guinda; ya se quejará de no tener libertad de expresión.

Pero para el que no me conozca, puedo asegurar que me prepararé para tocar con guardaespaldas si es necesario porque la música, mi piano, mi arte no será callado por la canalla!

 

 

 

Injusticia

Injusticia

Hay una situación, peligrosa a mi parecer, entre venezolanos en este momento, en la cual algunos se sienten con el derecho a pensar por los demás, y a juzgar negativamente a quienes ellos DECIDEN difieren de su punto de vista.
A causa de esta situación, desde hace 48 horas, yo he sido víctima de un ataque por parte de una colega pianista través de sus cuentas Twitter y Facebook, por un ‘twit’ que yo hice en la mía en el cual citaba un artículo aparecido en The Guardian en Marzo del corriente. Preocupada como es lógico por la situación en mi país, busco información en donde ésta aparezca y trato de sacar mi propia conclusión de las opiniones a veces contradictorias que emiten tanto la prensa como las redes sociales privadas. En el tweet, yo me limité a transcribir lo siguiente: “muchas de las protestas recientes en Venezuela no serían toleradas por ningún gobierno democrático en el mundo”. Sé por experiencia propia que en el Reino Unido, donde vivo desde hace 30 años, el destrozar un espacio público, sacar alcantarillas, poner guayas a través de una calle, talar árboles y detener el tránsito, sobre todo de ambulancias, no es algo que se pueda hacer sin que las fuerzas públicas salgan de inmediato a impedirlo.
Londres sufrió el embate de una protesta popular en Tottenham entre el 6 y el 11 de agosto del 2011, revuelta en que jóvenes afrodescendientes, enfurecidos por la muerte de un vecino a manos de un policía, incendiaron y robaron establecimientos, pusieron barricadas y quemaron vehículos. El 15 de agosto, ya 3.100 muchachos habían sido arrestados, de los cuales 1.000 fueron acusados de crímenes contra personas y la propiedad ajena. Hubo en total cinco muertos, ninguno de ellos agentes del orden público.
Yo sinceramente no creo que una guarimba a la venezolana sería tolerada en este país democrático y tengo derecho a decirlo sin que se me desprestigie por ello. Las cosas se pueden hacer de otra manera, con mayor altura.
Esa pianista y yo hemos compartido el mundo de la música desde hace mucho tiempo y por respeto entre colegas y compatriotas, me parece a mí que ella ha podido comunicarse conmigo en privado, y oído mi opinión, así como yo la de ella; supongo que tendríamos diferencias pero también coincidencias en muchos puntos. En vez de hacer esto, le pareció conveniente utilizar la plataforma artística para incentivar el odio, la división y el fanatismo, para actuar como una especie de gendarme de la moral pública y señalarme con el dedo, acosándome y acusándome de haber dicho algo ” incomprensible” e ‘imperdonable’. Dijo haberme ‘desenmascarado’ cuando yo nunca he portado máscaras, ni he trabajado con partido político alguno, ni soy una ‘vendida’ porque no recibo dinero sino de mis alumnos y de quienes asisten a mis conciertos y adquieren mis CDs.

Permítanme quienes no me conocen que introduzca un breve párrafo sobre mi persona. Desde que me lancé como concertista profesional, con mucho sacrificio y aún más orgullo, he llevado siempre en alto el nombre y la cultura musical de mi país. No por nada se me conoce internacionalmente como la ‘embajadora’ de nuestro hermosísimo legado. La BBC, Radio France y varios otros medios me invitan constantemente a que toque y hable de mi especialidad. He producido y grabado la música de al menos treinta y cinco compositores venezolanos, dándolos a conocer más allá de nuestras fronteras. He publicado composiciones de Federico Ruíz y tengo la alegría de anunciar que una pieza de Antonio Estévez será interpretada por miles de niños alrededor del mundo muy pronto, gracias a mi ahínco por compartir mundialmente las cosas buenas que tenemos. Este mes de Abril, la revista Pianist le ha dedicado un artículo a mi trabajo y tengo proyectos importantes en donde lo más noble de Venezuela siempre será el centro.

Yo no he estudiado ciencias políticas ni económicas, pero no me hace falta haberlo hecho para estar convencida de que Venezuela no saldrá de esta grave crisis sin diálogo y un intento al menos de comprender los argumentos y las aspiraciones de quien disienten sobre su situación. Es lo único que va a detener la violencia y sus aterradoras consecuencias. El derecho a la protesta es sagrado, pero debemos preguntarnos si las guarimbas rinden resultados que beneficien y no dañen a los venezolanos, del toldo político que sean.

Invito a la Señora en cuestión a un intercambio respetuoso de puntos de vista y de información con la idea de abrir espacios para lo que todos deseamos: el arraigo al espíritu democrático, dentro del cual podamos luchar por resolver los problemas nacionales.
El fanatismo político es tenebroso, del lado que venga. Y si hay algo por lo que los venezolanos no podemos dejar de luchar, es por la autonomía de razonamiento.

Clara Rodríguez, Londres, 1 de abril, 2014